No queda ni el orador


Mariano Rajoy era hasta hoy un político apocado, sin acción y empequeñecido por sus dudas a la hora de hacer política diaria. Cuando subía a la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados se convertía, en cambio, en un líder crecido, enérgico en sus denuncias, valiente en sus posiciones y brillante en sus exposiciones.

Hoy no queda ni eso, durante el debate del estado de la nación se ha visto al jefe del principal partido de la oposición reducido, inmóvil para responder las acusaciones recibidas, turbio en la denuncia, callado ante el 11-M, y con UNA única referencia a ETA. A pesar de que su contrincante sigue sin dar la talla le ha ganado el debate. Y eso que ha estado realmente mal.

Con el señor Rajoy se acabaron las pocas esperanzas de media España. El PP aún tiene tiempo para no perder otras elecciones. Siendo vulgar el político no queda ni el orador.

3 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Curioso, mi impresión es exactamente la contraria y Rajoy ha vuelto a demostrar, una vez más, su enorme talla como orador.

Otra cosa es que no sirva de mucho hablar perfectamente ante una piara de gorrino$.

Joan Pirata dijo...

A mí tampoco me ha dado buena espina Mariano.

Perikko dijo...

A mi tampoco. Me parece que esta vez se ha confiado de zETApé con eso de darle apoyo sobre la "tregua permanente hasta que deje de serlo" y Rodriguez el Traidor (como bien dice el Cerrajero) se la ha metido doblada al dialogar ahora con Batasuna.

Los del PP están acomplejados a más no poder. Que vuelva Aznar! O en su defecto Rato! xD Y ya puestos a pedir: Losantos presidente! jeje!