Madina, traidor a sus principios


Eduardo Madina escupe en su blog contra Acebes, está claro que le desagrada más que los etarras Otegi o Txeroki. En 2006, lejos de enfrentarse a ETA corre, desgraciadamente es un decir, junto a Patxi López a mirar a los ojos de su esperanza, ETA/Batasuna.

En julio de 2002, no han pasado ni cuatro años, hablaba en estos términos de la banda asesina:

Cada vez que alguien sufre la violencia terrorista los no nacionalistas tenemos un argumento más para seguir luchando, nunca uno menos. Queda mucho por hacer y, si nos rendimos, vamos a quedarnos sin el país al que todos estamos orgullosos de pertenecer.

El problema sigue siendo el mismo que hace muchos años, siguen atacando a los que disienten de sus ideas, mientras el actual gobierno de coalición liderado por el PNV, en lugar de cerrar filas en torno a la defensa de la democracia, proponiendo una cierta unilateralidad en contra de la violencia que atenta contra el pilar básico de la libertad y el estado de Derecho, decide optar por la priorización de su proyecto político, que curiosamente coincide con el horizonte político al que aspira ETA, dejando de lado a las auténticas víctimas.

Es peor vivir con la actitud del actual gobierno de Euskadi, que no se da cuenta de que alejándose de los agredidos se acerca a los agresores.

Todos contra quienes matan sin más, unidos para defender la democracia de la que se goza en el resto del país. Los que no luchen por esto y sólo les mueva el ansia de poder, no están haciendo sus deberes.

Las instituciones que conforman el Estado de Derecho deben ser más contundentes que nunca, no hay sitio para el desaliento en la lucha democrática contra los asesinos.

¿Síndrome de Estocolmo? De Estokolmo más bien.

1 comentarios:

escéptico dijo...

No creo que sea un error sentarse a hablar con unos miserables como los de ETA, si con eso se consigue que dejen de matar para siempre. Esto es lo que se ha hecho en Irlanda con bastante éxito. Si alguien cree que no se puede comparar el IRA con ETA, que piense que el IRA mató a

Por otro lado, en la tregua del 98 el gobierno se sentó a hablar con el brazo político y con la misma ETA, acercó a presos a Euskadi y hasta llegó a llamar a los terrorístas Grupo de Liberación Vasca. Nadie se rasgó las vestiduras entonces, y aunque aquello salió mal creo que los pasos dados por Aznar fueron los más adecuados, aunque no contó para nada con la oposición.

Espero que todos estemos de acuerdo en que sería bueno para todos que este nuevo Proceso de Paz llegue a buen puerto, con este o con otro gobierno.