Por qué detesto el naranja

y disfruto con cada fracaso de Iban Mayo.

Cuando surgió en 1993 la fundación Euskadi para la promoción del ciclismo vasco y se propusieron formar un Athletic del ciclismo (sólo vascos) me pareció una idea que podía ser ilusionante siempre que la política no manchara sus maillots.
El paso de los años me ha hecho ver que en Euskadi todo es susceptible de empeorar, y que la política lo impregna todo tarde o temprano. ¿Es el Euskaltel-Euskadi el equipo de todos los vascos? ¿Es mi equipo? Leamos algunas declaraciones:
El diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, destacó que Euskaltel-Euskadi "es el equipo de los vascos". "Son los nuestros, el equipo con el que nos sentimos identificados, con el que disfrutamos y sufrimos". En este sentido, demandó a los corredores de la escuadra 'naranja' que lleven "con dignidad el nombre" de Euskadi "por esas carreteras". "Si mantenéis esa dignidad, nos conocerán también como un pueblo digno", añadió.
El diputado general de Gipuzkoa, Joxe Joan González de Txabarri. "El color naranja viste a toda Euskadi y los que reivindicamos selecciones vascas nos unimos con este equipo como si fuera la selección vasca porque lleva en el corazón el rojo, el verde y el blanco y difunde nuestros valores en Europa y en todo el mundo. No nos dejéis mal en este mes porque tenéis miles y miles de aficionados detrás".
Estas declaraciones fueron hechas antes de partir este año al tour. Ayer Iban Mayo fracasó de nuevo. Se marchó del hotel sin hablar con la prensa ni con sus jefes deportivos. ¿Con quién se marchó?
El equipo técnico del Euskaltel-Euskadi estaba molesto con su líder. Apenas pudieron hablar con él. Para cuando llegaron al hotel, Mayo ya había preparado las maletas. «No quiero hablar hoy. Ya hablaremos», le dijo a los dos periodistas que le aguardaban. La mirada desplomada. Subió al vehículo del consejero de Agricultura del Gobierno vasco, Sáenz de Samaniego, y desapareció del Tour de Francia. Tras él dejó un ánimo aplastado y un coro de malas caras.
El Euskaltel es el equipo de todos... los nacionalistas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde que apareció ese equipo empiezé a aborrecer el ciclismo. Los patrocinadores han pasado de ser empresas privadas a comunidades autonomas financiando su equipo: Balerares y cmunidad valenciana son dos buenos ejemplos. Si encima está la polemica del doping, nos encontramos encima de la bici a unos drogatas subvencionados. ¡Que les den y que dejen de utilizar nuestro dinero en esto!

Luis de Amézaga dijo...

Lo que no sé es en qué selección vasca de fútbol jugaría un asturiano como Samuel Sánchez, ciclista de Euskaltel-Euskadi.

Sebastián dijo...

Yo me di cuenta bien rapido del percal cuando vi las etapas pirenaica por la TV.

Ese show nacionalista en las cunetas...

es triste decirlo y por suerte me sucede en contadisimas ocasiones pero me alegro cuando pierden

Cancelado dijo...

Bueno, yo no me alegro ni dejo de alegrarme por el fracaso deportivo de alguien: normalmente, cada uno obtiene en función de lo que ha sembrado. E Iban Mayo se dejó adular por periodistas interesados, llegando a creer que podría subir los puertos sólo con la ayuda de las palmaditas que aquellos le daban en la espalda. Otro juguete roto a la papelera. Siguieeenteeeeee.