San Francisco de Asís


De pocos santos han surgido menos dudas, como ejemplo de santidad, como del hermano Francisco. De su magnífica orden han salido cientos de hombres buenos y virtuosos. Pero desde hace unos años su deriva es preocupante, y en Euskadi (los franciscanos) resultan ser un horror. Desde el santuario de Aránzazu (ejemplo de arte contemporaneo de altísima calidad, de la mano de Oteiza) nos lanzan las siguientes barbaridades.
(...) el 'llamado conflicto vasco no puede reducirse, sin más, al conflicto generado por la violencia armada de ETA'. Añade que 'la normalización del pueblo vasco tiene ante los ojos el logro de una forma de relación política y jurídica de este Pueblo con el Estado español que, siendo asumida libremente por la gran mayoría de la ciudadanía vasca, asegure un marco justo de actuación política y social, en libertad'.
Asimismo, destaca que 'en tanto no exista esa aceptación en libertad, del nuevo marco jurídico, no podrá hablarse de una normalización de Euskalerría ni de una justa autodeterminación de la ciudadanía vasca, que sostenga el marco históricamente exigible en el momento actual'.(...)
San Francisco, asístenos. Líbranos de tanto franciscano idiota.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hjkhgju gjhgkuy gh fhfd

A. Gil dijo...

Han pasado más de quince años que en una de mis estancias europeas leí que un grupo terrorista -a quienes tildaban de nazis- venían saboteando unas obras de infraestructura que debían comunicar dos importantes regiones europeas. El grupo terrorista lo formaban dos comandos, uno informativo que se dedicó a amenazar y el otro a terminar el trabajo; asesinaron a cuatro personas vinculadas a las obras. Éstas se habían paralizado en varias ocasiones en función de las presiones teroristas, y no se reanudaron definitivamente hasta que el coordinador de los insurgentes dió el visto bueno a la claudicación de las administraciones, este señor era un miembro del gobierno de uno de los pueblos del hinterland de la infraestructura.

Las pérdidas económicas supusieron miles de millones.

Solía reunirme en aquel país con un monje franciscano, amigo de mi juventud, para conversar de lo divino y lo humano. Este franciscano, muy dado a la meditación, solía decirme cada vez que tocábamos lo humano: los de clausura no se enteran lo que ocurre fuera y los de fuera tampoco la que nos viene. Los que manejan el fuego de la política no van a poder dominar la quema de los rastrojos.

En Mayo volví a visitar a mi amigo el monje; tras abrazarnos me espetó: los de Aranzazu han constituido la "Fundación Arantzazu Baketik " con el único fin de crear un centro para la paz.
Para dirigir el Centro pedían una persona no vinculada a partidos políticos y que tuviera amplia experiencia en el campo de la resolución de conflictos, y estudios por la paz. Ya lo han encontrado; se lo han propuesto y ha aceptado. En su discurso de toma de posesión ha dicho: "Después de dos decadas de experiencia evaluada crítica y autocríticamente mi conclusión es que la inversión socialmente más necesaria para evitar conflictos destructivos es la inversión ética"
Suena bien. ¿Sabes quién es el pacificador?

- ¿?

- Jonan Fernández, aquel edil de HB en Tolosa, que hizo de coordinador en el conflicto de la Autovia de Leizaran; y que salió de allí para dirigir "ELKARRI" el movimiento social por la paz.

- ¿Por qué no han elegido a alguien que dé el perfil?

- Nuestro San Francisco de Asís predicaba a los pájaros, hace teimpo que las cosas han cambiado; ahora va a ser el pájaro quien nos predique.

- Que vuelva San Francisco.

- Amén.