Habrá quien lo encuentre "gracioso"

No opino de él como músico; pero como ser humano me parece de los peores que pululan por las revistas.
"¿La cosa más rara que he intentado esnifar? Mi padre. Me esnifé a mi padre", "Él fue incinerado y no pude resistir hacerme un tirito (dosis para esnifar) con él. A mi padre no le habría molestado, no le importaba una mierda".
Un acto tan execrable guárdese para las memorias publicadas póstumamente, por favor.

3 comentarios:

Alejandro dijo...

madre mía, eso de gracioso tiene poco... más bien nada. Se te ha olvidad poner la otra "anécdota" en la cual dice que le gustó cuando le hicieron la entrevista:S o que no le gusta que le saquen de la lista de las posibles muertes inminentes... qué horro

lobotomizado dijo...

Según leo en la edición electrónica de La Voz, diario de Córdoba (Argentina), la representante del músico, Jane Rose, ha enviado un e-mail a la revista Rolling Stone aclarándoles que todo resultó ser una broma de Richards.

Este caballero, desde que se cayó del cocotero ...

MrBurns dijo...

Pues sin ir más lejos, yo mismo lo encuentro gracioso.

Pasan los años y la más legendaria de las bestias pardas del rock sigue siendo capaz de provocar como nadie. De nuevo todo el mundo criticándolo...

El error, y la causa del "escándalo" está en los que pretenden que toda la gente famosa, vengan del género que vengan, tengan un comportamiento políticamente correcto, les preocupe el calentamiento planetario, salvar las ballenas, los derechos de los insectos... Y no es así. Muchos se pliegan a esa falsedad y se convierten en "seudodoctores" de ética y moral, pero algunos se mantienen fieles a lo que han sido toda su vida. Y Keith Richards ha sido y es, una leyenda del rock. Ni más ni menos. Y el rock, entre muchas cosas, es espectáculo, provocación, escándalos, mala uva, etc. Y no hay duda de que el viejo se mantiene en forma.

Pues sí, cuando lo he leído hoy me ha arrancado la carcajada, y llevo desde entonces con sus riffs en los auriculares... Un pequeño homenaje.