Antonio Gala, teólogo

«Los mártires que mueren perdonando son el mejor alimento para el espíritu de la reconciliación»: palabras de la Iglesia española, que se propone la beatificación de «sus muertos» en la Guerra Civil. Una vez más se equivoca al opinar así sobre la Memoria Histórica. Nos va teniendo acostumbrados a meter lo que se llama la pata, no la paz.
Un pueblo, sin su pasado auténtico y no trucado, no es un pueblo sino una interesada falsificación. Llamar «mártires» a las víctimas de un solo bando en una guerra civil es demasiado grave: seguiremos estando como estábamos. La Iglesia parece no darse cuenta de que, si existe Dios, es no sólo más grande que nuestro corazón, sino también que la inteligencia de ella. Si la religión no es la generosa busca de la paz, no es absolutamente nada.
----------------------------------------------------------------
Antonio, pareces imbécil, y como no lo eres me sienta peor. No digas chorradas. Un mártir es quién muere por profesar la fe en Cristo, no lo que tu quieras.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

joder, reescribe el artículo porque de verdad, no se entiende nada.

Saludos desde Salamanca.

rojobilbao dijo...

Anónimo salamantino, lo primero es un artículo de Antonio gala, el último párrafo mi opinión.
Un saludo

Argonaut dijo...

Es cierto que Antonio Gala no es imbécil, aunque se esfuerza y terminará consiguiéndolo. Ahora está a medias de su prometedora carrera, y ya ha aprobado las asignaturas de inane y estulto. Teniendo en cuenta las capacidades y energías que le proporcionan sus ilimitadas mendacidad y egolatría, su futuro académico promete ser brillante.