Los nombres en Euskadi

Hoy me ha ocurrido en el trabajo algo curioso que se comenta solo.

No sé como ha salido la conversación pero en un momento dado mi encargado se ha burlado del gusto de su hermana a la hora de elegir el nombre de las hijas. María e Irene. Cuando yo le he objetado que él se llama José (o mejor Jose, sin acento) ha afirmado que él tien 50 años, pero que ahora esos nombres sólo los ponen en Castilla, que aquí no pegan. Me he resistido a la tentación de recordarle el vulgar (por muy común) gusto de él a la hora de elegir nombre a los hijos, ambos en euskera, pero sin personalidad alguna.
Castilla, ese reino fronterizo con Euskalherria.

6 comentarios:

a. gil dijo...

YO OS CASTIGO EN EL NOMBRE DEL PADRE...

Cuando se desconoce una lengua hay algunas personas a quienes una palabra o frase corta puede parecerle adecuada como nombre de pila de algún hijo. Conozco dos jóvenes que llevan por nombre Zigor. Es el título de una ópera vasca del maestro Francisco Escudero. Zigor significa castigo. Como a los progenitores les pareció eufónico y eran abertzales no repararon en su traducción.

Un cura euskaldún pero no abertzale podría haberles bautizado mientras pronunciaba para sus adentros "padres, yo os castigo en el nombre del padre, del hijo y en el mío propio, zoquetes".

a. gil dijo...

a. gil dijo...
YO OS CASTIGO EN EL NOMBRE DEL PADRE...

Cuando se desconoce una lengua hay algunas personas a quienes una palabra o frase corta puede parecerle adecuada como nombre de pila de algún hijo. Conozco dos jóvenes que llevan por nombre Zigor. Es el título de una ópera vasca del maestro Francisco Escudero. Zigor significa castigo. Como a los progenitores les pareció eufónico y eran abertzales no repararon en su traducción.

Un cura euskaldún pero no abertzale podría haberles bautizado mientras pronunciaba para sus adentros "padres, yo os castigo en el nombre del padre, del hijo y en el mío propio, zoquetes".

JotaEle dijo...

Conversación real escuchada a unos miembros de la familia política del que suscribe, en San Sebastián. Un caballero pregunta a una pariente con un embarazo avanzado. Cito de memoria:

-...¿Y va a ser niño o niña?
-Niño
-¿Y cómo se va a llamar?
-Ametz, que en euskera quiere decir "sueño".
-¿Ametz? ¡Pues así se llamaba mi perra!
-(Avergonzada) Pues, pues... Ahora hay muchos niños que se llaman Ametz.

Ambos, si no recuerdo mal, tenían nombres "Castellanos" que a nadie se le ocurriría nunca ponerle a su mascota. Ahora tampoco a su hijo, claro.

A mi lo de los nombres "exóticos" siempre me ha parecido el aspecto más inofensivo a la vez que ridículo del nazionanismo periférico. Deseo a Ametz, que ahora debe tener pocos años, que crezca con salud y adquiera con los años algo del sentido común que tanto ha escaseado entre sus mayores.

Bejota dijo...

¿Y qué me dices de esnobismos como el de Arantxa Sánchez Vicario, que es barcelonesa de padres madrileños y escribe su nombre con tx cuando de toda la vida en castellano se ha escrico con ch?

a. gil dijo...

SE ALEJAN DE ESPAÑA ACERCÁNDOSE

Leí una nota en eusquera y en castellano pegada en el portal de una comunidad, referente al corte de algún suministro; no recuerdo de qué se trataba porque apenas pasé de los encabezamientos que rezaban así:
ABISU -- AVISO

Aviso en eusquera se ha dicho siempre OAR, OARRA, OHAR, OHARRA variantes de la Alta Navarra, Vizcaya, Guipúzcoa y Laburdi.
Estos descerebrados irrespetuosos con las personas, la lengua y las costumbres nos avisan con abisus de que están pegados a la lengua española, a lo español.

Es el calentamiento cerebral.

Embajador en el Infierno dijo...

Hace la bomba de años en el colegio mayor conocí a un chaval de Bilbao, nacionalista hasta las trancas del que me hice muy buen amigo. Se llamaba Andoni.

Acabamos la carrera y cada uno se fue por su lado. Al cabo de los años nos volvimos a encontrar, y entre abrazos alborozados me comunicó que ahora se llamaba "Antón" y no "Andoni" como antes.

Le pregunté por la causa del cambio de nombre y nada quiso decirme. No me dio razón alguna por mucho que insistiera. Pues nada, pensé, excentricidades de nazionanistas.

Al poco leí un libro de Jon Juaristi (no me acuerdo cual de ellos era) donde hablaba de estos asuntos. Decía Juaristi lo absurdo que resultaba para un hombre ponerse el nombre de "Andoni" que en muchas partes de Vascongadas significaba "Antoñita". Empecé a comprender.