Sólo lo compro si es gratis

«¡Estamos inmersos en la era de lo gratuito!», exclama Anderson al otro lado del teléfono. «Dentro de poco, no cobrar por las cosas dejará de ser una anomalía para convertirse en la norma general».

Eche un vistazo a su alrededor y enumere las empresas más pujantes de los últimos años: Yahoo, Google, YouTube, Ryanair, MySpace... Todas ellas tienen un elemento en común: fueron las primeras en regalar los productos que sus competidores vendían, ya fueran billetes de avión o cuentas de email.

En la nueva economía, la difusión de lo gratuito ha cambiado. Ya no se trata de sufragar con un producto lo que se pierde con otro. Ahora, el coste de fabricación de las mercancías ha disminuido tanto que ya no merece la pena cobrar por ellas. Bienvenidos a la «freeconomía», la etiqueta con la que Anderson ha bautizado esta revolución. «Es como si el precio del acero hubiese caído tanto que Gillette pudiera regalar la maquinilla, las hojas... y ganar dinero con otra cosa, como la espuma de afeitar», explica el director de «Wired», que acaba de publicar un loadísimo ensayo sobre el tema. En su opinión, regalar los productos ha dejado de ser un truquito de marketing para convertirse en una estrategia empresarial muy rentable.

Que un producto sea gratis no significa que resulte imposible forrarte con su comercialización. Google, por ejemplo, cobra una salvajada por los pequeños anuncios que vende en la página de resultados de su buscador. Para Anderson, hay miles de formas de conseguirlo. Una de de las vías más extendidas sería el modelo «freemium», que consiste en regalar una versión básica de tu producto a la mayoría de los usuarios. ¿El objetivo? Que un pequeño grupo, digamos un uno por ciento, se enganche tanto que esté dispuesto a pagar por la versión «premium», como hacen infinidad de empresas de software. «Al fin y al cabo, el uno por ciento de una cantidad enorme puede ser una cifra más que respetable», asegura Anderson.

Más aquí.

Un video aquí.

6 comentarios:

Jonsy Gaviota dijo...

Enhorabuena:

Acabas de descubrir "el milagro" de los modelos económicos del desarrollo del Software libre, y de sus licencias de distribución y copia :-)

http://www.gnu.org/philosophy/philosophy.html
http://bulma.net/impresion.phtml?nIdNoticia=1846
http://oasis.dit.upm.es/~jantonio/documentos/revistas/teoriajuegos/teoriajuegos.html

Wellcome to the brave GNU World

Jonsy gavioto pingüinero

Anónimo dijo...

Eso es lo que hacen con las impresoras. El precio de una impresora normal es ridículo y el beneficio lo obtienen al vender los cartuchos de tinta. De hecho en algunos casos, a la hora de comprar el cartucho, te sale mejor comprar una impresora nueva, que ya viene con su cartucho correspondiente.

a. gil dijo...

el mundo por MONTERA

Este método lo vienen utilizando de antiguo las menganas y las otras; no cobran por las muestras pero se resarcen en cada fotocopia.

seleucus dijo...

Ryanair no entra en esta categoría. Primero porque no presta un servicio intangible, y segundo porque recibe subvenciones de la UE. Nada que ver con Google. Ni de lejos.

Anónimo dijo...

Sobre la filosofía GNU y todo lo que predica Stallman, tampoco está mal recordar algunas cosas que ha dicho, como que el software propietario es un robo o que si de el dependiera, prohibiría que se hiciese software de ese tipo.

Jonsy Gaviota dijo...

"Sobre todo lo que predica Stallman, tampoco está mal recordar algunas cosas que ha dicho"

Conste que RMS tampoco es santo de mi devoción: Me parece que también entra dentro de la libertad el cobrar por el software si es el deseo del fabricante... y hay quien quiera pagar.

Pero de lo que se trata es de lo que comenta el artículo: que el Sistema de "Te regalo el programa; te cobro el mantenimiento" es algo que se lleva haciendo desde hace años en el mundo del software, y que realmente los que vivimos ese mundo llevabamos mucho tiempo esperando a que se diera el salto al resto de los sectores de la economía.

La próxima vez escogeré mejor los enlaces :-)