Chino mentiroso


La foto fue premiada. Fue sacada por un fotógrafo prestigioso y ecologista. Sirvió para acallar a los ecologistas contrarios al tren más alto del mundo que pasa por el Tibet. Todo es mentira.

El fotógrafo, tras ser premiado por la foto, dijo haber tenido que esperar ocho días con sus ocho noches en una desértica y fría zona a 4.000 metros de altitud. A algunos expertos ya les había extrañado que la veintena de antílopes, extremadamente tímidos y huidizos, trotara alegremente con el tren a sus espaldas. La prueba llegó más tarde: un internauta amplió la foto y vio una línea roja que parecía la unión de dos fotos diferentes. Liu confesó. Dijo que no había esperado ocho días con sus ocho noches sino veinte días con sus veinte noches, pero que el maldito momento mágico no llegó.

El tren estuvo ahí, los antílopes estuvieron ahí, pero no coincidieron. Dijo que era indigno de la profesión y lo dejaba. Los medios para los que trabajaba ya le habían despedido, y el director del diario que publicó la foto por primera vez había dimitido.

Visto aquí.
Más aquí.

3 comentarios:

seleucus dijo...

Ya puestos, podría haber añadido a Godzilla en la foto. Habría sido más creíble. Al menos para mí.

rojobilbao dijo...

Ya sabes como son los chinos, una mentirichina más.

o s a k a dijo...

iba a poner un comentario gracioso, pero no es digno ni de rozar las sandalias del de seleucus

n a c o
photofinish