El feminismo bien entendido

"La contra" en La Vanguardia de hoy.

Eva Herman es una famosa periodista de la tele a la que el influyente feminismo alemán puso en la picota porque cuestionó el mantra progre de que la mujer debe sacrificar - o hacer compatible- su maternidad por su carrera. Su defensa del ama de casa profesional le costó el cargo. Hoy es portavoz de un vigoroso movimiento europeo que reivindica el orgullo de la profesión de madre.

¿No se puede ser mujer realizada y feliz sin ser madre? Si quiere, doy ejemplos.

No todas las mujeres tienen la vocación de ser madres. Lo que sí digo es que la maternidad forma parte de la feminidad. ¡Y no vuelvan a llamar maruja a ninguna mujer!

Apodo canalla, en efecto.

¿Lo ve? La mujer que ha decidido realizar su papel de madre es condenada por los progres como una boba maruja neurótica y ridícula que se queda en casa cuidando niños, plantas y perros y consumiendo telebasura.

También las hay que gozan al contemplar los infinitos rostros de su bebé.

Y otras leen. Yo no digo a nadie qué debe hacer con su vida, pero pido respeto para quienes quieren dedicarse a ser madres. ¿Por qué el capital aliado con la progresía papanatas se empeña en que renunciemos a ser madres por un salario de miseria?

¿...?

¡Porque a nosotras nos pagan menos! ¡Por eso nos quieren trabajando sin hijos! Yo lo que les estoy pidiendo a las alemanas y las europeas más jóvenes es que se planteen si vale la pena renunciar a tener una familia, un hogar, a disfrutar plenamente de ser mujer... a cambio de un triunfo que es una quimera y de unos sueldos ridículos.

¿Consejo para nuestras lectoras?

Mi madre sólo se dedicó a sus hijos y nosotros la cuidamos hasta el final. ¿Quién dará cariño en su vejez a la mujer que lo da todo por la empresa? ¿Cree que su empresario irá a verla al asilo?

--------------------------------------------------

«Si pudiera volver a empezar, me buscaría un marido que trabaje y me dedicaría a nuestros cinco hijos» . El problema es que su vida ha sido casi lo opuesto: cuatro esposos y un hijo.

5 comentarios:

Luis I. Gómez dijo...

Bueno, en realidad a Eva Hermann se la puso a caldo por decir que forma de entender la mujer por el régimen nazi, era la mejor forma de hacerlo. Si hubiese dejado a Adolfo criando malvas, a nadie le hubiese llamado la atención el tema. Se lo volvieron a preguntar en un talk-show y repitió que sí, que con los nazis la mujer estaba mejor. La hecharon del plató.

seleucus dijo...

Yo la he leído en papel. No sé qué piensa esa señora de Hitler (imagino que nada bueno), pero el periodista de La Retaguardia se ha lucido con su sectarismo. Nada nuevo del periódico que fue lo más franquista de Cataluña hasta que murió Franco. Ahora dicen que siempre han luchado por la verdad y la libertad y bla bla bla zzzzzzz......

rojobilbao dijo...

Me gusta mucho la arquitectura nazi, ¿es delito? ¿todo lo que tenga que ver con lo nazi es malo? Porque el concepto de mujer durante la época nazi puede ser acertada (ni me interesa), el problema reside fundamentalmente en la exclusión del término mujer a las que no son arias y llevarlas a la cámara de gas.

Ahora bien,¿consideramos una mujer con todos sus derechos a las denominadas marujas? Yo creo que hoy día mucha gente tan sólo las desprecia.

rojobilbao dijo...

Más aún ,el concepto del deporte nazi ¿era erróneo? ¿es mejor el actual con niños entrenando durante horas y miles de sueños rotos por las altas expectativas creadas?

De todas formas no es el nazismo lo que defiende la señora, ni de lo que trata el post.

La cuestión es ¿respetamos a las mujeres que desean dedicar su vida principalmente a la familia?

Anónimo dijo...

La leí ayer. Es antiprogre y anticapitalista. Me pareció que de posturas antiliberales pretendía OTRAS posturas antiliberales respecto a la mujer. No le gustaban las consignas del fenimismo y estaba proponiendo otras consignas. Antiliberal aunque la crítica al feminismo tenga aciertos.

Ahora me entero de que entiende que con los nazis las mujeres estaban mejor. O sea, tiene al menos DOS importantes coincidencias con estos, la mujer ama de casa y el anticapitalismo y a ninguna de las dos llega por amor a la libertad.