Por la igualdad de sexos

El Servicio Vasco de Salud dispensará de forma gratuita la píldora del día después a partir del mes de junio bajo prescripción médica. Este anticonceptivo, también llamado píldora poscoital, está concebida como un tratamiento de emergencia para impedir un posible embarazo en el supuesto de que fallen los métodos anticonceptivos convencionales.

El fármaco, en el mercado desde 2001, se dispensaba hasta ahora con receta médica y a un precio aproximado de 18 euros. Su eficacia es muy alta si se consume dentro de las primeras 24 horas, mientras que baja considerablemente a los dos días. Pese a tratarse de un tratamiento de emergencia, el mal uso que los jóvenes hacen de él como anticonceptivo ha provocado que su consumo se haya multiplicado por cinco en los últimos años. La píldora puede impedir la ovulación, la fecundación (hasta aquí lo mismo que un montón de anticonceptivos) o la anidación,por lo que es abortiva, provoca la muerte del feto.

Según Ibarretxe, la puesta en marcha de esta iniciativa responde al objetivo de avanzar en la igualdad de derechos entre sexos, aspiración que calificó de "proyecto político por excelencia para este siglo".

¿Dónde queda el espíritu JELtzale, de Dios y leyes viejas?


8 comentarios:

Retroferran dijo...

Sólo si eres creyente puedes tener críticas a la pildora del día después.

Soy crítico a que por falta de educación haya chicas que la utilicen como método anticonceptivo, pero no tengo (como liberal y como no creyente) absolutamente nada en contra de su distribución, por lo que aplaudo lo de Ibarretxe (me sobre un poco todo el rollo de la "igualdad de sexos", pero...)

Saludos,

rojobilbao dijo...

1º Como liberal apruebas que se distribuya medicina gratuita que no cura enfermedad alguna.

2º Medicina que tomada repetidamente causa mal en las menores (fundamentalmente)

3º Un católico está en contra de la píldora por las tres razones apuntadas en el post, un no católico, pero sí liberal debe estar en contra por la última, si es abortiva se mata un ser humano, por ello es inaceptable.

Retroferran dijo...

1 y 2. Nunca dije que fuera una medicina y considero que la gente es suficientemente inteligente para saber que y cuando usa un fármaco. Los individuos no necesitan ni de una administración ni de un credo que les indique nada.

Las menores tambien fuman, les hace daño (LES PROVOCA CANCER) y nadie les dice nada.

3. No me gusta citar libros, pero la tuya es la concepción católica del liberalismo, la que no separa del todo la iglesia del estado. David Boaz, vicepresidente de The Cato Institute, lo comenta mucho mejor que yo en "Liberalismo, una aproximación"

Saludos,

rojobilbao dijo...

Me haré con el libro. Gracias por la recomendación.

Respecto al tabaco, está prohibida su venta a menores. De manera qué sí s eles dice algo.

Mr. TAS dijo...

todo uso de medicamentos exige ciertos niveles de responsabilidad por parte de todos, sobre todo, en tratamientos de este tipo, de quien los consume. pero eso no tine nada que ver con las medidas destinadas a ayudar el acceso a los mismos, las cuales, hay que enmarcarlas en las políticas de tipo social de cada gobierno para mejorar el llamado 'estado del bienestar'.

no hay nada de malo, como no lo hay que ciertos gobiernos autonomicos financien la sanidad bucal a niños o cosas así.
por lo tanto el debate creo que está puramente en el terreno ideologico y/o moral del tema.

los tratamientos tienen sus efectos, igual que los antibioticos tiene los suyos, y todos medicamentos en general... eso no es motivo para estar en contra de ellos, sólo lo es para incidir en la responsabilidad y la educación sexual complementaria que se exige a los gobiernos (es curioso como los mismo grupos que se oponen a la píldora también ponen trabas a la eduación sexual entendida como sexualidad)

con respecto a lo que ciertas personas tengan por principios morales y creencias personales, un liberal, lo que quiere es que no salgan de su ámbito personal. la sociedad l que tiene que hacer es regular sus necesidades teniendo en cuenta criterios universales.

es un temaapasionante. un saludo y me alegro de haber descubierto tublog. procuraré vivtarlo amenudo.

PD.de las discrepancias salen los grandes debates y el enriquecimiento personal. no hay que dejar de aprender y sólo se logra de quien argumenta en contra de uno... te hace ver las cosa de otra manera e incluso cambiar de opinión.
digo ésto por lo habitual que resulta que te corten el paso en bastants blogs cuando opinas distinto.

un saludo

rojobilbao dijo...

Un medicamento que no cura nada y que no tiene ningún efecto benéfico (todo lo contrario), ¿es realmente un medicamento?

Y más importante, ¿debe quedar en lo meramente privado el deseo de impedir la muerte de un ser inocente? Tenga la edad que tenga y haya nacido o no. El uso de los preservativos es algo que no debiera salir del ámbito privado, al no afectar a terceros, pero los métodos abortivos creo que sí exijen un examen púiblico.

rojobilbao dijo...

Una definición de medicamento aceptable:
Un medicamento es un fármaco, principio activo o conjunto de ellos, integrado en una forma farmacéutica y destinado para su utilización en las personas o en los animales, dotado de propiedades para prevenir, diagnosticar, tratar, aliviar o curar enfermedades o dolencias o para afectar a funciones corporales o al estado mental.

Aquí la pildora del día después quedaría fuera de la definición.

Óscar dijo...

(...) para afectar a funciones corporales (...)