Más sobre educación

El 43,75% de los colegios públicos suspendió la prueba de nivel de 6º de Primaria de la Comunidad de Madrid. Mientras, sólo el 7,6% de los colegios privados y el 19,8% de los concertados no pasó el examen, que comprobaba los conocimientos en Matemáticas y Lengua, según se desprende de los datos ofrecidos ayer por el Gobierno regional.

La nota media en los colegios públicos es de 20,36 sobre una puntuación máxima de 40, frente al 23,28 de los concertados y el 25,14 de los privados.


Ante estos datos hechos públicos (gracias, Espe) la ministra del ramo ha soltado la chorrada del día:

La Ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, ha considerado que "entrar en una confrontación de medir resultados entre la (enseñanza) pública, la concertada y la privada es hacerle un favor muy flaco a nuestro sistema educativo".

Claro, porque son lo opuesto a vuestro trabajo y deseo. Pero si hubiesen sido inversos, cosas bien diferentes dirías.

El dato más relevante es este:

Por otro lado, once colegios públicos y cinco privados han sacado las 20 mejores notas, aunque sólo en el público "Jaime Vera", de Torrejón, y en el privado Nuestra Señora de Loreto, de San Blas, aprobaron matemáticas y lengua todos los alumnos.


¡Vaya nivel Maribel!

8 comentarios:

lipe dijo...

"Claro, porque son lo opuesto ha vuestro trabajo y deseo" Efectivamente, vaya nivel.

Miguel dijo...

Ante estos datos hechos públicos (gracias, Espe)

Siempre me ha irritado que los padres de las crituras fueran privadas de conocer, siquiera aproximadamente, el tipo de antro en el que sus hijos eran sometidos a los caprichos de los pedabobos al mando.

Porque de ese modo se les impedía optar, con el criterio informado de un Montilla, por librar a sus vástagos de la quema y refugiarlos en algún sistema educativo algo funcional (Colegio Alemán, Liceo Francés, Colegio Británico...)

Así pues, al contrario de lo que parece que es la opinión de la ministra, yo echo de menos alguna comparativa más, concretamente con buenos colegios, del tipo del que Montilla eligió para los suyos, con el excelente criterio de la persona informada, que sabe en qué han convertido los suyos la enseñanza pública.

Y, por último, bien está que den los resultados a los contribuyentes que son quienes lo pagan y que no se lo reserven como propiedad de políticos y burócratas de la cosa; pero la verdad, si quieren dar los resultados, mejor que los cuelguen en una web con un formato algo más cómodo y manejable que la imagen escaneada de un papel que publica El Mundo. Y es que aunque los hayan hecho públicos, diríase que lo han hecho con timidez, como si temieran que algún necio les reprochara que cumplieran con su obligación de informar a padres y a contribuyentes.

Lau dijo...

Ya va siendo hora de que deje de existir el MEC... Mientras esperamos, seguiremos educando en casa, porque privada, concertada y pública, en España, es todo lo mismo

rojobilbao dijo...

Lau, los resultados al menos nos dicen que lo mismo no son, siendo incluso los privados mejorables(y mucho).

Lipe corrijo el error producto de las prisas. Gracias

Lau dijo...

No son lo mismo si sólo tienes en cuenta los resultados académicos; pero lo académico no es -o no debería ser- lo prioritario en la educación de una persona.

Yo fui a un concertado, un público y un privado; mi hijo fue a un concertado; y la verdad es que, fuera de lo académico, no les veo ninguna diferencia. Claro que es sólo mi opinión basada en mi experiencia, pero la educación en casa no la cambio por nada, creo que les da mil vueltas a todos los coles.

Por cierto, ¿has leído a Gatto? Te gustaría...

Anónimo dijo...

Miguel, es mucho mas importante.
No sabes la impresionante, pero impresionante diferencia entre lo que puede ser un Colegio Aleman de Madrid y uno publico... de varios años por delante, de merecer la pena meter a los niños a aprender aleman y asi tener mas posibilidades de que estudien alli (todo esto en el caso de que no sea posible el homeschooling en ninguno de sus varios niveles de implicacion y tiempo y los padres deseen colegios 'formales')

Anónimo dijo...

Trabajo en un público de barrio muy marginal y no podéis haceros ni idea del tipo de niños que van a estos centros y los problemones familiares que arrastran: casas en las que viven 16 personas, familias totalmente desestructuradas, padres en la cárcel, maltratos, ven violencia y miseria desde que nacieron en todos los ámbitos, cucarachas ( a veces en la mochila),piojos continuos y todo tipo de bichos, sin comida... No tenéis NI IDEA, NI IDEA y ocurriendo AHORA MISMO en nuestro país en no poco porcentaje. Me considero liberal y os digo que trabajar aquí es ser un héroe diario y que encima conseguimos unos mínimos objetivos. NADIE puede pretender que estos niños ( que por supuesto no quieren ir a un concertado porque se sienten mal) obtengan ni parecidos resultados a colegios normales, sean públicos o concertados.
El problema es que a muchos colegios públicos normales ( repito, a muchos) van un número curiosito de niños con estos problemas y que influyen ¡cómo no! en el ritmo de la clase.
No soy para nada progreta, tengo mucha experiencia y me paso el día tratando de inculcar unas mínimas normas y valores de esfuerzo personal a toda esta gente ( niños y padres) y os digo que los profesores salimos REVENTADOS.
El problema es que si no queremos un país aún peor a esta gente hay que tratar de educarles lo mejor posible y el Estado debe proporcionar este servicio.
El problema pública-privada es mucho más complejo de lo que puede verse desde nuestras casas.

rojobilbao dijo...

Anónimo, como padre no haces si no reforzar mi idea de que la huida de la pública es lo mejor para mi hijo.

Antes de que algo parecido al estado le diese por educar a los niños San José de Calasanz demostró que era posible hacerlo, y a demás a niños pobres y con problemas como los que planteas.El Estado es necesario...porque hemos decidido delegarlo todo en él. Existen otras fórmulas como el cheque escolar que si bien no son la panecea resultan mucho mejoresal estimular la competitividad y la mejora constante. Y esa mejora redunda entre otros en esos niños que describes y que merecen el mayor de los esfuerzos.