Tenía que pasar

Si abrimos la puerta a los bebés medicamento, lo lógico es que la gente vaya a lo que le interesa en el fondo, un hijo rubito, de ojos azules, monísimo.

La selección de embriones para elegir rasgos genéticos con las características deseadas es una técnica disponible hoy en Estados Unidos.

Informaciones divulgadas en la prensa indican que el centro de fertilidad LA Fertility Institutes ofrece la opción de elegir embriones libres, no sólo de genes asociados a determinadas enfermedades, sino también con los rasgos estéticos preferidos por los progenitores.


Más aquí.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y donde esta el problema?
¿y tu que haces en red'liberal'?

Florecilla Silvestre dijo...

"..... lo lógico es que la gente vaya a lo que le interesa en el fondo .....". Efectivamente, y es por ello que tú también vas a lo que te interesa en el fondo, que se vislumbra también en el fondo del artículo citado, en su último párrafo. La sempiterna obsesión "fetofílica" (octopusmanificiens dixit). Lo siento mucho pero aunque los embriones pueden desarrollarse y albergar conciencia humana, igualar su destrucción a un asesinato a sangre fría bajo la bandera del liberalismo es una rueda de molino con la que muchos no vamos a comulgar.

Titánico esfuerzo el vuestro, ciertamente digno de mejor causa.

rojobilbao dijo...

No se me ocurre mejor causa que defenderte cuando fuiste un feto, florecilla silvestre.

Pablo dijo...

Zas en toda la boca.

Branhunter dijo...

Esto del aborto es algo que no puede poner de acuerdo a partidarios y detractores, se usen los argumentos que se usen y la elección de rasgos, en la medida que usa embriones, pues lo mismo... Todo lo que cabe hacer por parte de los que podamos estar a favor es defender y promover la existencia de condiciones legales adecuadas para ello y ya está...

San Isidoro dijo...

Rojobilbao: tienes toda la razón. Es más, este kantismo que toma al hombre como fin en sí mismo desemboca en el hombre como destructor del hombre. El fin del hombre no puede ser el mismo hombre, sino Dios.

Ampliando el debate, si te fijas, lo que te reprochan algunos de los comentaristas es uno de los problemas del "liberalismo", concepto equívoco donde los haya.

No es lo mismo un liberal desde un punto de vista económico, que un liberal desde un punto de vista antropológico, y además todo con sus matizaciones.

Por otra parte, no entiendo como algunos entienden la génesis y evolución del ser humano a saltos.

Zuppi dijo...

Anónimo, Florecilla Silvestre:
Entonces, según vosotros, ¿cuál es el momento exacto y adecuado para que no se pueda matar a un individuo de la especie humana porque no tiene la dotación genética que sus padres desearían?

Daniel Ballesteros Calderón dijo...

En primer lugar, el liberalismo consiste en defender vida y libertad humana; alguien que defiende el aborto no defiende la vida del individuo indefenso y por tanto, veo un rasgo contradictorio en su argumentación.

Punto y aparte y al hilo del post de rojobilbao, todos intuimos a qué punto nos llevaría una hipotética autorización de estos procedimientos: selección de embriones válidos y no válidos, obtención de masas humanas físicamente perfectas,desprecio de los que no siguen el ideal de belleza, y finalmente, ¿por qué no? un Estado imponiendo características génicas estándar y condenando a los padres que toleran que sus hijos tengan genes que les predispongan a la obesidad, o a la hiperactividad, o sindrome de down...

Parece mentira que personas inteligentes sean incapaces de prever las consecuencias de esta aberración. Todo porque ni entienden la naturaleza humana, ni que el ejercicio de la libertad presente sobre determinados campos puede ser la herramienta del totalitarismo para acabar con esa misma libertad en muchos otros ámbitos.

Saludos

Branhunter dijo...

Que bonito, el liberalismo defensor de los débiles y el Estado precursor del totalitarismo por la vía de la selección de rasgos genéticos. ¡Que no pare la demagogia, que vale todo! Sin duda también intuímos a donde nos llevan estas formas de relacionar las cosas: a la indigencia intelectual.

rojobilbao dijo...

Branhunter, el liberalismo es defensor de los débiles si tienen razón, si les asiste el derecho, no por el mero hecho de serlo. Y el Estado totalitarista y centrado en el genetismo y la eugenesia es algo que conocemos desde hace casi un siglo. No es nuevo, ni Daniel Ballesteros ha tirado de demagogía desde mi punto de vista.

Florecilla Silvestre dijo...

Pues a mí no se me ocurre mejor causa que protejeros a vosotros cuando todavías erais espermatozoides. Juguete número 20: http://www.cracked.com/article_16032_25-most-disturbing-sex-toys.html.

Ilegalicemos la masturbación

rojobilbao dijo...

No encuentro diferencia esencial entre el ser humano cuando está dentro del vientre que cuando está fuera (como ser humano). Pero sí encuentro numerosas diferencias entre un espermatozoide y un óvulo fecundado. De tan sencillo de entender que me lo enseñaron con 13 años en el colegio.

Branhunter dijo...

rojobilbao, más bien me parece que el liberalismo no es defensor de nada, sino una corriente ideológica tras la cual se agolpan un sinfín de consideraciones, algunas de ellas contradictorias entre sí. Los que se declaran liberales no defienden más que aquello que entienden adecuado de acuerdo con sus percepciones, análisis o creencias. Finalmente, respecto a lo que afirmaba el otro interviniente, no puedo más que insistir en mi desdén hacia esa forma de plantear las cosas, según la cual X cosa es un crimen porque yo lo digo, el Estado es malvado porque lo dice mi credo ideológico y un largo etcétera. Más que nada, porque así todo es verdad y todo es mentira, puesto que tan sólo depende del cristal con que sé mira. Y finalmente, todo esto sería irrelevante si al fin y al cabo, éstas consideraciones no incidieran en las decisiones individuales de posibles padres. Por un lado, cuestionamos la educación de la ciudadanía porque se mete en asuntos familiares, ¿pero nosotros si podemos dirigir la vida de otras familias, de acuerdo con nuestras creencias? Y además sin problemas, porque siempre podemos sentirnos igual de liberales, ya que el discurso, como el papel, lo resiste todo.

Yo te prometo que estoy muy cansado de los sobresaltos, de la altisonancia, del sensacionalismo y de la futurología social. Aburrido estoy porque no sirve para nada, no vale absolutamente para nada. ¡Falsas profecías, que haberlas, haylas!

Florecilla Silvestre dijo...

Pues muchos encontramos enormes diferencias entre los seres humanos, basadas en el grado de actividad cerebral y la conciencia de sí mismos. Así, no tratamos por igual a un cadáver, a un adulto sano, a un feto anencefálico, a un embrión con un 50% de probabilidades de no implantarse en la pared uterina y ser abortado espontáneamente o a un adulto desahuciado que expresa libérrimamente su deseo de morir. Y todos ellos pertenecen a la especie humana