Papado, propiedad y liberalismo. Fin dalla prima Nostra Enciclica (San Pío X)



Un Motu Proprio es un documento de la Iglesia Católica emanado por el Romano Pontífice por su propia iniciativa y con su propia autoridad. Se suele tratar de documentos breves, que afectan a cuestiones concretas.

El Papa cuando trata cuestiones sociales, económicas y políticas específicas con el propósito de derramar sobre las mismas la luz del Evangelio, aparte de enseñar ciertos principios morales, también usualmente recomienda formas de acción práctica. Estas últimas proposiciones merecen respetuosa consideración, pero no llaman al ejercicio del asentimiento religioso de la misma manera que lo exige la enseñanza en fe y moral. Los católicos son libres para presentar soluciones prácticas alternativas, siempre y cuando acepten los principios morales expuestos por el Papa. En todo caso la autoridad del Papa merece profundo respeto.

Por ello la doctrina social de la Iglesia no se muestra uniforme al tratar aspectos económicos. De Leon XIII a Pablo VI media (casi) un abismo*. Pero no por ello resulta menos interesante y útil ver lo que se ha ido diciendo en el siglo XX sobre la materia; las sorpresas nos esperan a la vuelta de la esquina. Así, en un Motu Proprio no muy conocido (en el que trata sobre la "Acción Católica" italiana) San Pío X asume las ideas de su predecesor León XIII en materia económica y muestra con ello gran sagacidad. Veamos alguno puntos:

I. - La humana sociedad, cual Dios la estableció, consta de elementos desiguales, como desiguales son los miembros del cuerpo humano; hacerlos todos iguales es imposible; seguiríase de allí la ruina de la misma sociedad.

IV. - El hombre tiene de los bienes de la tierra no sólo el mero uso, como el animal, sino también el derecho de propiedad estable; propiedad no sólo de las cosas que usadas se consumen, sirio aun de aquellas que no se gastan con el uso.

V. - Es imborrable de naturaleza el derecho de la propiedad privada, fruto del trabajo o de la industria, o bien de cesión o de donación ajena; de la propiedad puede cada cual razonablemente disponer a su arbitrio.

VI. - Para componer desavenencias entre ricos y proletarios hay que distinguir la justicia de la caridad. No hay derecho a compensación sino cuando la justicia sufrió quebranto.

VII - Las obligaciones de justicia cuanto al proletario y obrero son éstas: hacer entera y fielmente el trabajo que libremente y conforme a la equidad se pactó; no causar daño a la hacienda ni agravio a la persona del dueño; en la misma defensa de los propios derechos abstenerse de actos violentos, ni convertirla jamás en motines.

XI. - Los capitalistas y los mismos obreros con instituciones ordenadas a facilitat oportunos socorros a los necesitados, pueden ayudar mucho a resolver la cuestión obrera, y a juntar y unir las dos clases entre sí. Tales son: Las compañías de socorros mutuos, las de seguros privados, los patronatos para niños, y en particular las corporaciones de artes y oficios.


Como se ve, el Papa santo (único hasta la fecha declarado como tal de los pontífices del siglo XX) deja la caridad en el plano moral, no como obligación legal. No entiende de estados redistribuidores, y es consciente del "sagrado" derecho a la propiedad. Unas buenas bases que dejó León XIII a sus sucesores y que Pío X supo sostener. Resulta curioso que pensando San Pío X así el catolicismo más tradicionalista (casi diría que el más rancio, pongo mi mente en los lefevristas) confundiendo churras con merinas asuma que el Papa que atacó con dureza el modernismo (y el liberalismo esencialmente teológico)  era contrario a cualquier atisbo de liberalismo.


* Para más información al respecto véase el libro "Por qué el Estado sí es el problema" de Thomas E. Woods. Supe de este motu proprio por una referencia del profesor Zanotti.



3 comentarios:

spartan dijo...

Muy interesante. Lástima que los fieles no lean a sus próceres. Los infieles también deberíamos leerlo cuando dicen cosas así, así que se agradece el post.

De todas maneras, sigo pensando que en la Iglesia hay demasiados socialistas de todos los partidos (en lo económico).

Este es el primer resultado que da Google al buscar *Ratzinger multinacionales*

http://www.newstin.es/related.a?edition=es&group_id=es-010-003235702&similarFilter=MX

Pero insisto, muy interesante el post y daría mucho que hablar.

Daniel Ballesteros Calderón dijo...

La verdad es que es un post muy interesante rojobilbao, tomo nota del documento para exposiciones futuras. La verdad es que la DSI es un filón de sorpresas inagotable.

Embajador en el Infierno dijo...

"Si los que a cada paso hablan de la libertad entendieran por tal la libertad buena y legítima que acabamos de describir, nadie osaría acusar a la Iglesia, con el injusto reproche que le hacen, de ser enemiga de la libertad de los individuos y de la libertad del Estado. Pero son ya muchos los que, imitando a Lucifer, del cual es aquella criminal expresión: No serviré, entienden por libertad lo que es una pura y absurda licencia. Tales son los partidarios de ese sistema tan extendido y poderoso, y que, tomando el nombre de la misma libertad, se llaman a sí mismos liberales."

(De la Carta Encíclica Libertas Praestantissimum).

(Nota: Eso del "liberalismo teológico" es una exegesis del magisterio leonino para mi desconocida hasta el momento, confieso).

Consejo de amigo: El magisterio de Leon XIII merece la pena ser leído de primera mano y no mediante la adecuada selección del neocon de turno. En serio.

Y otr