Desinformando sobre Sarah Palin

En un artículo sobre Sarah Palin, José Carlos Rodriguez me sorprende con un párrafo tan poco honesto:

Hace año y medio me pregunté quién era Sarah Palin. No creo que la respuesta sea ahora más fácil que entonces. Pocos como ella se han convertido en una figura nacional de tal relevancia en tan poco tiempo. Luego cayó un poco en desgracia y, cuando arreciaron las críticas en su contra, dimitió como gobernadora de Alaska. Para una persona que juega con la idea de ser candidata a la presidencia de los Estados Unidos, abandonar su puesto en un mal momento es un mal precedente. Su displicencia hacia el trabajo le ha jugado alguna mala pasada.

1º "Cuando arreciaban las críticas en su contra, dimitió" Esto no es cierto.Cuando ganó las 15 mociones contra ella por uso poco ético del cargo, insisto cuando los ganó, dimitió. 

Dijo Sarah Palin cunado anunciaba su dimisión:

Todas y cada una de las 15 acusaciones de ética han sido rechazados. ¡Ganamos! Pero no ha sido barato – el estado ha gastado MILES de horas de SU tiempo y ha pagado aproximadamente dos millones de SUS dólares para responder a “investigaciones de oposición” – ese es un dinero que NO va a financiar profesores o patrulleros – o carreteras más seguros. Y esta absurda cosa política, la “política de destrucción personal” … Todd y yo tenemos ante nosotros más de medio millón de dólares en facturas legales a fin de dejar las cosas claras. ¿Y qué hay de las personas que ofrecen estas acusaciones tontas? No les cuesta ni un céntimo así que no van a dejar de consumir recursos públicos – gastando dinero de otras personas para su juego.

2º Dice José Carlos, "Su displicencia hacia el trabajo le ha jugado alguna mala pasada." Dimitió para dejar a un vicegobernador trabajando a buen ritmo y para no dejarse llevar en el cargo una vez asumido que no se presentaba a la reelección. Ella misma lo explica:

Y así, mientras pensaba en este anuncio de que yo no buscaría la reelección y lo que esto significa para Alaska, pensé en cuánto se divierten algunos gobernadores durante su último mandato … viajes alrededor del estado, a los 48 De Abajo (tal vez), allende los mares por comercio internacional – como tantos políticos hacen. Y luego pensé – eso es lo que es incorrecto – muchos simplemente aceptan ese estado de “cargo saliente”, se ponen en camino, cobran su sueldo, y lo “ordeñan”. Yo no voy a hacer que Alaska pase por eso – ¡prometí eficiencia y eficacia! No es así como pienso. No pienso  funcionar bajo la misma vieja “política como de costumbre.” Prometí eso hace cuatro años – y lo decía en serio. No es lo mejor para Alaska.

Un párrafo así el día siguiente a la dimisión hubiese sido entendible, pero viendo cómo han transcurrido las cosas y las explicaciones que dió, es un párrafo fuera de lugar.

15 comentarios:

K Budai dijo...

Tienes mucha razón. Noté lo mismo.
Creo que es un intento de ser imparcial usando la (mala)información de que dispone.

Mentir deja eso como dividendo :).
Es una de las razones por las que a la izquierda le va tan bien en la comunicación.

A mi me ha ocurrido alguna vez lo de Jose Carlos. He decidido evitar que me suceda, a riesgo de equivocarme. Hasta ahora me ha ido bien :). Sobre Palin en particular me ocurrió que me dijeron esa bobada de la Guerra Santa:

«Irak es una tarea de dios, mandar allí soldados fue una encomienda de dios»
No sabía nada del tema pero respondí que la frase era tan idiota que tenía que ser un invento progre. Resultó que es la interpretación progre de lo dicho por Palin. Es que los pobrecillos mienten a sabiendas o por no saber leer.

Marzo dijo...

Sí, K Budai, aquella interpretación progre de la "guerra santa" me pareció de una especial mala fe. Aunque es incluso posible que oir "¡Dios lo quiere!" donde se ha dicho "¡quiera Dios que hayamos acertado!" sea resultado de una mala fe antirreligiosa general, más que particular; pero me inclina en contra de que fuera este el caso el que en los USA los demócratas también rezan, y no oímos muchas interpretaciones parecidas de sus oraciones.

A mí con Sarah Palin me ocurre un poco lo contrario: me cae bien, en buena parte porque la detestan todas las personas "adecuadas" y por los motivos "correctos": no está en política gracias a los contactos de su familia ni de su marido, llegó a gobernadora de Alaska contra un gobernador de su propio partido al que consideraba corrupto, omitió malgastar dinero público en pleitos contra algo que al parecer desaprueba (beneficios para parejas del mismo sexo) cuando se le dijo que no podía ganarlos, usó su libertad de elegir para no abortar un hijo con síndrome de Down...

Como temo ser parcial en su favor, estoy atento a un amigo fiable que, no siendo enemigo suyo, le pone peros, Sean Kinsell. Y me sigue cayendo bien.

K Budai dijo...

Marzo, te comprendo bien. Aunque yo decidí desprenderme ese "temo ser parcial": los de mi lado no lo necesitan y los del otro ni lo agradecen y ni lo reconocen.

Me imagino que es una consecuencia de recordar demasiado bien que existió la Unión Soviética y la Guerra Fría en un mundo que finge que eso no ocurrió.

Marzo dijo...

Ah, pero no me preocupa quedar bien con el otro bando, misión además imposible; antes están los deberes para con mi bando y para conmigo mismo. Lo que me preocupa de la parcialidad es que podría inducirme a error.

Lucas dijo...

Venga hombre, dilo ya: a ti los integristas te ponen palote.

Palin y el Ayatolá Jomeini: la misma basura, ellos y sus partidarios.

"Liberal" ja ja

rojobilbao dijo...

Palin es el perfecto ejemplo de un político que por decir lo que piensa (aun cuando sea impopular lo dicho) y por no avergonzarse de unos sólidos valores produce urticaria en gente como Lucas. Os aterran los valores firmes y la gente honesta que llega a l poder porque os recuerda que alzais permanentemente a gente que no lo merece al poder.

K budai, si te fijas en el artículo, José Carlos utiliza a Palin para atraer los lectores a lo que le interesa en el fondo el "tea party".

K Budai dijo...

Marzo: «la parcialidad es que podría inducirme a error.»

A eso es a lo que me refiero. Pero es falso. Lo que evita el error no es la imparcialidad, sino la honestidad intelectual. Acabamos de ver que a José Carlos no lo salvó, al contrario. Su pecado de "imparcialidad" lo lleva a mentir y tergiversar la historia (no a sabiendas, me parece) con la idea, y esto es lo grave, de que ha hecho los deberes.
La imparcialidad sólo sirve para ahorrarse algún ataque sin ser garantía de nada.
Si volvemos al artículo original es fácil ver que las frases que le reprocha rojobilbao son por completo prescindibles, no aportan nada, salvo esa bobada que se le llama "equilibrio" o "equidistancia".


En mi opinión, podemos y debemos ser parciales. Y podemos y debemos ser honestos. No son excluyentes y lo que rechazo es aceptar la "imparcialidad" como una virtud.

JFM dijo...

Tengo mis menos con José Carlos Rodriguez. Una vez publicó en su blog una articulo diciendo que a Lincoln le importaba un comino la esclavitud y lo que le interesaba era mantener el proteccionismo.

Lo refuté mediante

1) Enumerando las continuas bajas de tarifas aduaneras en los treinta ańos que precedieron

2) Una historia tan detallada como; posible (mas de de veinte mil caracteres) de los acontecimientos entre la guerra con Mejico y la de Secesion en la que resaltaba los intentos continuos del Sur de extender la esclavitud tanto hacia el Sur (golpes de estado en Centroamerica) como hacia el Norte (el caso Dredd Scott abria el paso a declarar inconstitucional la prohibicion de la esclavitud en el Norte)


3) Que la famosa declarcion que lo unico que le importaba era mantener la Union (lo cual no es lo mismo que las tarifas aduaneras) no prueba nada ya que Lincoln tenia una guerra en manos y ya habia habido precedntes de tropas deponiendo las armas cuando un general empezó a liberar esclavos

3) Que ni Lincoln ni el Congreso podian imponer la abolicion: hacia falta una reforma constitucional

4) Que articulos de periodicos y discursos de politicos sureños siempre mencionan a la escalvitud como LA razon de separarse de la Union y las traifas de aduanas poco o nada se mencionaban. Otro lector me apoyó con extractos de la constitucion confederada que demostraban por su posicion y tamaño que importaba mucho y que importaba relativamente poco al Sur.


5) El hecho de que durante las negociaciones acontecidas etre su eleccion y Fort Sumter Lincoln siempre oredó a los negociadores a no hacer ninguna concesion sobre la esclavitud.

Y hacia la pregunta: Si a Lincoln lo unico que le importaba era el proteccionismo y dado que a los sureños solo les interesaba la esclavitud porque no intentó hacer un trato?

Pese a que sé que habia leido mi refutacion (me animó a continuar) publicó su articulo en Libertad Digital sin cambiar una coma. Desde entonces tengo mis dudas sobre su honestidad intelectual.

José Carlos Rodríguez dijo...

Hola Rojobilbao. Te iba a escribir un e-mail pero como veo que el debate sigue en los comentarios, me sumo a ellos.

Dices dos cosas de mí y creo que en las dos te equivocas. De una estoy seguro y de la otra puede que el equivocado sea yo.

1) Me acusas de falta de honestidad y ahí te equivocas por completo. Yo digo lo que pienso tal cual lo creo y el hecho de que tú creas advertir un error en mi juicio no te da título para pensar que no soy honesto.

2) Dices que desinformo. Bien, eso es otra cosa. Lo que digo en mi artículo podría ser un error. Ese es el terreno de los hechos, y si te atienes a él, yo haré lo mismo.

Y en este terreno, insisto. Claro que hubo una campaña feroz contra ella, que conozco muy bien. Y sé perfectamente, porque lo leí, que en su discurso dijo que ella no podía dedicar su tiempo como gobernadora a responder a las críticas y acusaciones que se vertían sobre ella. Por eso, precisamente por eso, por lo que tú muestras en tu anotación, ella no está capacitada para ser presidente de los Estados Unidos. Porque en ese puesto recibiría los ataques más feroces y las campañas mejor orquestadas. Y si te vas en un tiempo de debilidad o no sabes manejar esa situación, es que no tienes lo que hace falta para el cargo. Y eso que su popularidad jamás cayó del 54 por ciento...

Y sobre su capacidad de trabajo te diré que estaba pensando en las revelaciones del libro Change game que ha aireado la prensa. Entre ellas, se dice que no tenía el cuidado o el interés o las ganas de prepararse nada menos que su debate con Joe Biden.

Y por último, tú has debido de pensar que, puesto que no la considero una buena candidata para presidir el país, tengo manía a Sarah Palin, cuando es exactamente lo contrario.

Un saludo, por cierto.

JC.

agustin dijo...

Lo más gracioso del asunto de los tea parties es que personajes como Huckabee, un auténtico socialista de derechas, se quieran eregir en cabecillas del movimiento.

K Budai dijo...

Jose Carlos, la expresión de rojobilbao "párrafo poco honesto" no fue demasiado feliz ya que tomas el adjetivo para tí. Pero...te lo has ganado y creo que puedes verlo.

Ahora, según ese peregrino criterio de no abandonar un cargo público hasta el final, entre los mejores calificados para ocuparlos estaría gente como Hugo Chávez o Fidel Castro.
Hablas de disciplencia para el trabajo. Toda la vida de Sarah Palin apunta en dirección contraria y para afirmar esto te apoyas en una acción única. Como mínimo merece de tí el beneficio de la duda, ya sabemos que no lo tendrá de la prensa progre.

Si el trabajo de Sarah Palin era SER gobernadora de Alaska entonces fue un abandono. Si el trabajo de Sarah Palin era SERVIR al pueblo de Alaska ya no está tan claro. Como te dice rojobilbao no se marchó por los ataques, se marchó porque decidió que no estaba siendo útil al pueblo de Alaska en ese puesto.

Ni se fue estando débil ni sin poder manejar la situación, como tú mismo reconoces su popularidad era alta y como rojobilbao te recuerda ganó TODOS los casos en su contra.

¿Fue su decisión acertada?
Si obviamos cualesquiera razones para ello y nos concentramos en que da pie a que tú escribas sobre "disciplencia en el trabajo" entonces sí, fue un grave error. Pero perdónanos el no tomar ese motivo demasiado en serio. Yo le creo a Palin cuando dice que su proyecto valía más que su puesto. ¿Por qué habría de dudarlo? ¿Quizás porque no imita a Zapatero quien está dispuesto a intentar una tercera reelección?

Y al final ¿Cuanto valen los chismes de Halperin, Heilemann y Schmidt? Sin Palin, probablemente nada, porque ella (y Axelrod) es el único valor en alza de toda la tropa de las elecciones 2008 incluyendo el presidente, el vice, el candidato y los dos equipos de campaña. Les es imposible ponerse a la par de Axelrod así que lo barato es intentar poner a Palin a su propio e insignificante nivel.

rojobilbao dijo...

Gracias José Carlos por entrar a debatir:

Palin sufrió 15 acusaciones (serias) que tuvo que asumir y defenderse con gastos onerosos para ella y (lo peor) para la ciudadanía. Lo grave es que todo salió a raiz de su candidatura a la vicepresidencia. Viendo que el ataque no iba a declinar y que ella (pensando en el 2012, probablemente) no pretenía presentarse a la reelección optó por dimitir, no como huida, sino como mejor fórmula para Alaska y para ella (y su familia). No fue cobardía, prueba de ello es su constante presencia en los medios.

Y no pretende mi titular que desinformes queriendo sobre Palin, pero sí que resulta desinformador. Y es que Palin, a la que aún veo verde para ser candidata a presidenta, ni ha rehuido los debates, ni ha dejado de trabajar preparando sus ataques (Obamacare como paradigma) ni se ha ocultado ante las críticas (estuvo sembrada cuando la atacaron recientemente por apuntarse las notas en la mano).

Falta mucho para que Palin sea una sólida candidata, pero arrojo y fe en sí misma no le faltan.

Un saludo

José Carlos Rodríguez dijo...

Pues entonces coincidimos. Aunque a sus faltas hay que añadir una virtud enorme, y es que ha sabido encarnar como pocos en los últimos años los valores conservadores (no todos de mi gusto) que tiene una parte muy importante de aquél país.

No sé tú, pero yo veo a la derecha en un proceso de reflexión sobre qué es y qué papel juega, sobre sus propios valores. Algo lógico después de haber tenido un presidente al que se ha llamado extremadamente conservador, pero con políticas en ocasiones ajenas al conservadurismo de aquél país. Al más tradicional, al menos.

Marzo dijo...

K Budai, cierto, no elegí bien la palabra, como puede verse en que "imparcialidad" no concuerda mucho con tomar partido por un bando. Debí decir algo así como "sesgo", tal vez.

rojobilbao dijo...

Jose Carlos, la derecha americana anda un poco perdida entre un alma "conservative" y otro "abierto" a algunos valores propiamente demócratas. Tendrá que elegir, no hay sitio para la componenda.