Una ley a la medida

El Parlamento catalán acaba de aprobar la Ley Audiovisual de Cataluña, otra barbaridad más diseñada por el tripartito. De manera ilegal, la ley sustituye a los jueces por el Consejo Audiovisual de Cataluña a la hora de resolver asuntos en materia de conflictos televisivos o radiofónicos.

La ley recoge el concepto de información veraz como eje principal en su articulado, entendiendo por tal "la que se fundamenta en hechos que se pueden someter a una comprobación diligente, profesional y fidedigna". Además dota al CAC de la facultad de inspeccionar, controlar y sancionar, pudiendo adoptar medidas cautelares para evitar que el incumplimiento de las obligaciones produzca un perjuicio grave e irreparable al pluralismo, la libertad de comunicación o los derechos de los ciudadanos. Estas medidas pueden comportar la suspensión provisional de la eficacia de la licencia.

¡Cuánto trabajo de inicio para el CAC!

El asunto del terrorista suicida que nunca existió el 11-M, cuya existencia propagó la Cadena SER presumiendo de tener 3 fuentes que lo aseguraban, para posteriormente borrar los archivos de audio del fin de semana de infausto recuerdo, deberá poner a la radio de Polanco al borde del cierre. No se comprobaron diligentemente los hechos.

El silencio sepulcral sobre el asunto del Carmelo hará que Catalunya Radio, COM Radio, TV3, City TV y la Cadena SER, entre otros medios, vean retiradas sus licencias por perjudicar el derecho de sus ciudadanos a recibir una información veraz.

PRISA se verá sin licencias radiofónicas en Cataluña cuando el CAC sancione, por faltar a la información veraz, a la Cadena SER tras asegurar José Ramón de la Morena y Carlos Llamas en sus programas que la COPE se encontraba detrás de la web obscena gruporisa.com, negándose después a rectificar.

No podrá el CAC sancionar a la SER por asegurar que John Kerry había ganado las elecciones en EEUU ya que la cadena de radio no dispondrá, llegado este punto, de emisora alguna operativa en Cataluña.

Sin embargo, mientras escribo este artículo veo que el CAC ha entregado a la Generalidad un informe sobre la COPE poco después de recibir plenos poderes en Cataluña, qué rapidez. Al parecer el escrito se centra en Jiménez Losantos, César Vidal y la información vertida en sus programas. Espero que sean capaces de demostrar que la COPE conculca el artículo 20 de la Carta Magna como dicen. Lo que no entiendo es cómo estaba redactado el informe sin que la ley estuviera todavía aprobada. Al fin y al cabo el texto de la ley audiovisual dice que "el CAC actúa como autoridad reguladora y ejecutiva dotada de plena independencia en relación al Gobierno de Cataluña".

Y digo yo, señores del CAC, el informe de la Cadena SER ¿dónde está? ¿Se van a dar la misma prisa? Claro que no, se van a dar a la mismísima PRISA.

2 comentarios:

Barbas dijo...

El CAC nace cojo, mutilado. Le falta una A al final para vertebrarse en toda su extensión. CACA

rojobilbao dijo...

lo he oido antes.

CAC, Copiado A Castro.

La izquierda siempre tira de sus referente ancestrales (y es que Castro es lo más parecido a un ancestro que se me ocurre)