Dinastía (a la vasca)

Esta es la historia más enrevesada y de las más tristes que se puedan relatar de lo sucedido en el País Vasco en las últimas décadas. Hace unos años Ramón Baglietto tuvo la mala suerte de salvar a un niño de la muerte al rescatarlo de las manos de su madre que era arrollada por un camión. Digo mala suerte, porque el niño creció y 18 años después lo mató por dedicarse a la política y ser de derechas y españolista, crimen que se salda con la muerte por esos pagos.
El asesino, años después, no tuvo mejor ocurrencia que comprar un negocio que se traspasaba. No le importó que fuera en los bajos de la casa dónde vivió su asesinado y dónde vivía la viuda. No, eso fue "una coincidencia". Esta semana se han sucedido los homenajes al asesino (a la viuda ni uno). Y para rizar el rizo, Jone Goirizelaia, famosa abogada de etarras está siendo juzgada por homenajear a otro etarra, Argala, y de su defensa se encarga otro angelito, Ainhoa Baglietto, sobrina del asesinado.
Lo dicho, esto no pasa ni en los culebrones, esto sólo puede pasar en el País Vasco, a través del espejo, donde la moral, la justicia y la decencia han sido invertidas.

1 comentarios:

Toribio Echevarría dijo...

Si mis fuentes no son equivocadas Ainhoa Baglietto es una mujer que se fogueó en Ikasle Abertzaleak y Jarrai para dar el salto al entramado de abogados al servicio de la barbarie. Si no recuerdo mal fue la abogada de los secuestradores de Ortega Lara.

Un claro ejemplo que muestra el enfrentamiento civil entre las dos "Euskadis". La totalitaria y la que quiere vivir en libertad.

Un saludo y felicidades por vuestro blog.