RUMORE RUMORE

¡Pero qué pesados están con la salida de Federico de la COPE! Está claro que la COPE existía antes de Federico y que seguirá haciéndolo cuando se vaya, pero no tiene sentido alguno que cuando más éxito tiene la cadena no renueven a su estrella indiscutible. Mientras el PP siga en la oposición Federico será un importante filón para la COPE, y será muy conveniente que aguante la conferencia episcopal sus excesos y errores; primero, porque esté quien esté cometerá errores, y segundo porque gracias a Federico cientos de miles de españoles escuchan la voz de la Iglesia que se presenta diariamente en múltiples programas y se filtra incluso en el programa que dirige un ateo tan respetuoso con la Iglesia como Federico.
Menudos rumores, que por cierto siempre llegan desde el mismo lado.

3 comentarios:

more dijo...

Para aquellos católicos, si los hay, que critican la presencia de un agnóstico y un protestante al frente de los programas estrella de la COPE, ofrezco estas palabras de Su Santidad en la convención anual de la Iglesia Italiana (Verona, 19 de Octubre de 2006. Aquí el discurso completo de Benedicto XVI en italiano):

"Se advierte, con creciente claridad, la insuficuencia de una racionalidad cerrada en sí misma y de una ética demasiado individualista: en concreto, se advierte el riesgo de alejarnos de las raíces cristianas de nuestra civilización. Esta sensación, extendida entre el pueblo italiano, es formulada expresamente y con fuerza por muchos e importantes hombres de la cultura, incluso entre aquellos que no comparten o que, al menos, no practican nuestra fe. La Iglesia y los católicos italianos están llamados, por lo tanto, a aprovechar esta gran oportunidad, y, ante todo, a ser conscientes de la misma. Nuestra actitud nunca deberá ser, por tanto, la de replegarnos sobre nosotros mismos: hace falta, en cambio, mantener vivo y, si es posible, incrementar nuestro dinamismo, hace falta abrirse con confianza a nuevas relaciones, no despreciar algunas de las energías que pueden contribuir al crecimiento cultural y moral de Italia".

Que cada cual, leyendo a Benedicto XVI, saque las conclusiones que le parezca oportuno. Por cierto, cosas peores de las que se dicen de FJL, las he oído hablando de Oriana Fallaci. Pues bien, resulta que la Fallaci no sólo fue recibida por el Papa, sino que ambos se profesaban profundo respeto. Uno de los grandes apoyos en los últimos días de Fallaci fue el rector de la Universidad Lateranense, monseñor Fisichella. Asqueada de su patria italiana, una de las últimas voluntades de la periodista fue la de legar su biblioteca a la citada Universidad Lateranense.

Sanders dijo...

No soy seguidor de Losantos, (prefiero a Cesar Vidal).

Muy de vez en cuando lo escucho (cuando a los socialistas les da por decir que ha ido demasiado lejos) y nunca he advertido que FJL haya dicho nada de lo que la iglesia tenga que arrepentirse.

Conozco a otros catolicos a los que las formas de FJL no hacen mucho chiste como a mi, y coinciden en lo mismo; muchas de las declaraciones polemicas de FJL lo son porque dice la verdad sin pelos en la lengua y por que es popular, y claro eso no hay izquierda que lo aguante (o que juegue con deportividad)

La mayoria de la gente en los medios que critica a FJL lo hace:

a) por agradar a prisa
b) por ser progres
c) por envidia perruna

Hay FJL para rato.

MrBurns dijo...

Si os fijais siempre que los medios progres atacan a la Cope lo hacen a través de "destacados grupos critianos", teólogos "relevantes", etc... Y al final resulta que son cuatro nostálgicos de la teología de la liberación que moran en las catacumbas de El País o algún similar y que por supuesto siempre están dispuestos a escribir a la voz de su amo.

Todo vale. Al igual que sus jefes extienden el carnet de progresía, ellos se encargan del carnet del buen cristiano. Da igual que ateos como Fallaci o FJL defiendan los valores morales y éticos del cristianismo con mucha más pasión de lo que han hecho estos grupúsculos nunca. La cuestión es que no se pliegan al dictado progre. La demagogía de la izquierda siempre debe estar por encima de la doctrina cristiana. Y de esto no se salva ni Ratzinger.

Así, cuando el Papa condena la violencia (como siempre hace), se retuerce lo dicho para sacar un presunto apoyo a la rendición ante ETA (sin ir más lejos, hoy mismo en El País), pero cuando lo que dice no conviene a la izquierda resulta que ya chochea (Juan Pablo II) o es un antiguo nazi (Ratzinger). Lo dicho, todo vale.

Ellos son así, capaces de excomulgar al mismísimo Santo Padre.