jugando con fuego (como idiotas)


La situación en el Líbano es muy preocupante. Cuando parecían librarse de la tutela Siria la oposición (muy numerosa) se echa a la calle a derrocar a los gobernantes antisirios. La responsabilidad de Michel Aoun es muy alta. ¿De verdad desea ver de nuevo al Líbano en una guerra civil? Aoun, quién te ha visto y quién te ve.

1 comentarios:

a. gil dijo...

El tradicional lapicero es de cedro con una mina dentro, como Líbano.
Los musulmanes no van a dejar de sacarle punta hasta que desaparezca el cedro o les explote la mina.
Líbano permitió a los guerrilleros árabes que huían de Jordania que transformaran el sur del país en base de operaciones contra Israel; lo que no permitió el rey Hussein de Jordania, para lo cual liquidó a miles de árabes de los muchos que confundieron la hermandad con la complacencia del rey, árabes de la misma comunión y raza que él, pero desestabilizadores internos.
Lo que empezó por el Sur ha sufrido una metásasis tan extendida que lo que fué una base de operaciones se ha convertido en una mesa de operaciones donde todos meten mano. La mala traza del lápicero está a punto de ser borrado.