Los militares

El Gobierno persigue a los militares que se pronuncian contra la destrucción de la nación. Consideran que el militar o es progre y defiende lo que diga el Psoe o al menos debe estar callado. Luego cinco militares africanos de NUESTRO ejercito queman el retrato del Rey y a la izquierda no le parece mal, es más encuentran exagerado la posible pena de cárcel. El problema está en que además de ser la ley así, es que los muy "cabrones" opinaban libremente que al Rey habría que matarlo. Y aunque a mí Juan Carlos I no me resulte simpático, creo que un militar que diga eso debe pasar un tiempecito a la sombra. ¿Opinaría igual Escolar si el retrato quemado fuese el de Zapatero y la frase se hubiese dicho sobre Polanco?

2 comentarios:

a. gil dijo...

Ningún miembro de la guardia mora de Franco se habría atrevido a quemar el retrato del Generalísimo, y mucho menos invocar el magnicidio. En aquellos tiempos se vivía con respeto y temor. Ahora, el jefe del Estado es Don Juan Carlos.

La democracia ha entrado en nuestro sistema empujando hacia abajo la educación, el respeto a las instituciones y a las personas; dejando al descubierto la escasez de ciertos valores humanos.

Tengo la impresión de que si estos cinco militares se manifestaran de esta guisa en Marruecos, no ya como soldados del ejército marroquí, sino como españoles que son, no se enterarían de lo que vale un peine porque se les caería el pelo.

En las cárceles de Cuba tendrían tiempo para escribir historias para no dormir de seguido.

La izquierda de este país confunde afecto con respeto; silla de ruedas con silla eléctrica; feismo con modernidad.

Si a estos cinco militares se les calentase un poquito se fundirían como si fueran soldaditos de plomo.

Anónimo dijo...

Feliz Navidad