El burka 2

He recibido llamadas de amigos de mente respetable "alucinados" con mi postura. Más o menos todos mantenían lo mismo, la inseguridad que generaría la generalización del burka. A mí me preocuparía más el desastre moral que supondría tal moda que la seguridad en sí misma, pero a los que se les ve tan preocupados por la inseguridad les diría. 1º que el código penal bastaría con variarlo haciendo del atuendo un agravante serio y 2º que sus miedos les llevan más lejos de lo que, mutatis mutandis, proponen desde la SGAE. Mientras que la SGAE plantea que por si acaso utilizamos ilicitamente los CD, deben estar gravados durante la venta, ellos (mis críticos) propondrían la prohibición de la venta de los CD.
Una mujer embozada con el burka puede echar mano del anonimato tanto como la gente en carnaval, fecha en la que nadie sale a la calle por su peligrosidad, especialmente en Canarias donde se pasan 7 días disfrazados.
A todos ellos, con cariño.
ACTUALIZACIÓN:
Me dice, con gracia, un amigo que también se podría poner una matricula al burka. Así no quedaría duda de quién va dentro...

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Se agradece la consideración. Así, mmejor. Saludos.

Lau dijo...

Empezaremos con matrículas en los burka y acabaremos todos marcados como ganado... ¡qué miedo!

Luis de Amézaga dijo...

Mientras el burka pretende -entre otras cosas- ocultar la identidad de una mujer, la compra de un cd no implica la comisión de un delito.

Lau dijo...

Luis, com todos mis respetos, eso díselo a la SGAE

Anónimo dijo...

O sea, que les da inseguridad que se generalice el burka y no les da inseguridad que se generalicen por las calles mujeres de rasgos extraños sin poder saber si no llevan el burka porque se lo han prohibido o porque son ateas...

rojobilbao dijo...

Luis ocultar la identidad no es un delito. con la analogía mostraba la relación entre un posible uso ilícito del CD, para grabar música con derechos, y el uso del burka para disimular un acto ilícito, por ejemplo robar.

Luis de Amézaga dijo...

Es cierto, me he expresado mal pero no está permitido, si no por qué no está permitido manifestarse con un pasamontañas en la cabeza. Porque a pesar de que los etarritas lo hagan (a distancia de la policía), no está permitido.

rojobilbao dijo...

Yo no abogo porque vestir el burka sea legal para todo. Ya lo dice el primer post, no se puede ejercer muchas profesiones con burka, pero ¿pasear por la calle? ¿Ir a comprar el pan? ¿Acaso no s epuede vestir de pirata o no había ayer gente con pasamontañas por Burgos?

Penalicese el mal uso del burka, no el burka.

a. gil dijo...

EL BURKA Y LA IMAGINACIÓN

Los uniformes nos distinguen en la guerra, en el deporte y en los colegios; o nos subordinan como en el cuartel, en el servicio doméstico y en los clubes sociales.
El burka somete a las mujeres para evitar las miradas-mordisco de los perros musulmanes que se quedan sin posibilidad de contemplaciones.

A las personas, especialmente a las mujeres, y a los animales nos gusta gustar a los demás; nos arreglamos para gustar más de lo que la naturaleza y nosotros mismos nos vamos haciendo. Los irracionales se pavonean, lucen plumas, cacarean y escarcean frente a las hembras. Es humano y animal; lo primero viene de muy lejos y lo segundo de origen.

Los integristas islámicos someten a sus mujeres al enclaustramiento privativo de libertad, sol, luz, visión sin cortapisas y contactos sociales; pero así como la huelga de hambre estimula los jugos gástricos, lejos de aplacarlos, un cerebro “emburkado” se retro-alimenta y amparado por la malla protectora busca y sueña. Es la pequeña venganza o consecuencia de la tiranía machista.
Estos desalmados impenitentes prefieren el envoltorio al generoso regalo de la naturaleza.

El frío, de Burgos, justifica el pasamontañas y hasta un abrigado integral sin antifaz y para trabajar mitones, que los guantes serían un burka para las manos.

El uso del burka es malo en sí; resérvese para las interpretaciones teatrales y para su exhibición en las vitrinas de los museos históricos.

a. gil dijo...

EL BURKA, EL CONFESIONARIO Y EL PÚLPITO

El confesionario da confianza; y un púlpito con obispo más y llega a más gente porque es en abierto, pero al obispo Uriarte a pesar de sus discursos emburkados se le ve la boina.

Don Juan María Uriarte ha hablado durante la celebración de un encuentro de oración por la paz en la catedral del Buen Pastor de la ciudad. Le acompañaban el Obispo emérito Don José María Setién y Mateo Zuppi, sacerdote de la Comunidad de San Egidio; este sacerdote romano dice que no quiere entrar a dar su opinión en el tema vasco. Lo único que afirma es un análisis de lo que cree que piensan los demás y dice: "Creo que todos tienen la convicción de que la única manera de acabar con el conflicto es con el diálogo".

Y yo digo: 1º) si no quiere entrar a dar su opinión ¿por qué secunda a los dos obispos abertzales cuando predican?.
2º) ¿Por qué dice que TODOS tienen la convicción... si sabe que diez millones de votantes desean lo contrario? Este es Zuppi, asesor de Jonan Fernández en Aránzazu.
J. M. Uriarte advierte ante el peligro de que el diálogo, uno de los valores humanos y cristianos en la búsqueda de la paz, pueda interpretarse como claudicación y traición a los principios y que se produzca una inversión de estos valores en la sociedad; por lo que anuncia que la Iglesia seguirá predicando contra viento y marea principios como la justicia, el diálogo, el perdón, la libertad, la reconciliación y la paz.

Yo creo que su diálogo podría servir para que los etarras se arrepintieran, que es la única manera de salir del confesionario del obispo perdonado por Dios; y si se diera el arrepentimiento la sociedad podría recibirles después de abonar la cuenta pendiente.

Sigue diciendo el Obispo: quizás una Iglesia con este mensaje no sea comprendido por muchos, si bien, añadió, siempre le quedará el consuelo de haber sido fiel al Señor.

Deje en paz al Señor, Señor Obispo.
Durante una rueda de prensa en la que presentó la marcha diocesana al santuario de Aranzazu en Oñate, bajo el lema “Ampliemos el horizonte de nuestra renovación” dijo que los cristianos tienen seis grandes tareas en el trabajo por la paz como son sostener la esperanza del pueblo (medio pueblo la tiene perdida), recordar los criterios éticos necesarios para una paz justa (sin asesinatos, sin extorsiones...), humana , duradera, y efectuar gestos pacíficos a través por ejemplo, de esta marcha a Aranzazu.

¡Qué bobada!
Allí les dará la bienvenida Jonan Fernández, el coordinador de las gestoras que paralizaron las obras de la autovía de Leizarán, con asesinados y pérdidas millonarias, para hablarles de paz.