Llamando a las puertas de la UE


¿Qué mejor manera de entrar en la UE que matando a 4 cristianos que frecuentan una librería? Pensad que el delito es doble, porque además de leer son libros cristianos.


Cuatro personas resultaron muertas en un ataque armado contra una editorial que vendía libros religiosos cristianos en la ciudad de Malatya, en el este de Turquía, informó la cadena de noticias NTV.
Actualización:
Y mientras tanto en Irak...
En el barrio Dhora de Bagdad el movimiento chií Aina, liderado por Moqtada Al Sadr, ha amenazado de muerte a los cristianos, advirtiéndoles que los matarán de no convertirse a la religión musulmana.

4 comentarios:

Luis I. Gomez dijo...

Nada, no hay de qué preocuparse. En la parte de letra pequeña de la "Alianza de Civis", Zapatero dejó escrito que a nosotros ya no nos pueden matar. Que se preocupen los otros. Es la llamada "táctica carodrovirense": a mi no me des un tiro, a los otros, a mi plin.

En serio, los islamistas radicales de cerebro en off se están ganando a pulso para el siglo XXI el título que se disputaron en el XX Hitler y Stalin.

ayalgueru dijo...

conste que yo tampoco estoy a favor al ingreso de turquia pero me parece has utilizado un argumento demagogico.

que yo sepa los autores son asesinos por su cuenta , no son agentes de ese gobierno turco que pide el ingreso en la UE.

Sin ganas de fastidiar

saludos

rojobilbao dijo...

ayalgueru, cuando lo escribía era consciente de lo demagógico que podía sonar, pero es cierto que pese a no ser una postura oficial del gobierno turco la religión musulmana no ve con buenos ojos la difusión del resto de religiones en su territorio. Y si no nos garantizan ese mínimo de convivencia, ¿que sitio les podemos hacer?

Anónimo dijo...

No me parece un argumento demagógico. Mucha gente se ha marchado del País Vasco a causa de una presión difusa parecida a la que puede sentir un padre de familia cristiano.

Así, pasan un par de generaciones y te encuentras con que de los cuatro nietos de ese señor, tres han hecho su vida fuera del país, en Suecia o en Canadá y el cuarto no encuentra pareja de su religión. Problema resuelto, ya somos una democracia.