Por un Vietnam libre

El Padre Nguyen Van Ly, sacerdote vietnamita activista pro derechos fundamentales y defensor de la dignidad de toda persona, que ya ha pasado 14 años de su vida en prisión, pasará otros ocho años encarcelado, junto a otros cuatro compañeros, por el delito de “propaganda contra el régimen comunista”.
En un proceso en el que no contaron con las mínimas garantías, escucharon de labios del juez que las acusaciones que pesaban sobre ellos, esto es, ser inspiradores de un movimiento pro-democracia, y apoyar a grupos políticos diferentes al que ostenta el poder en estos momentos, constituían una inaceptable “propaganda contra el estado socialista” por la que debían ser condenados a privación de libertad, a lo cual el sacerdote respondió: “Por el bien de la nación vietnamita continuaré luchando por la libertad y la democracia”.
Si quieres protestar por algo tan grave házlo aquí.
Visto en contracorriente.

4 comentarios:

Libertas dijo...

Saludos.
No nos conocemos, solo de leerte en tu blog y en los comentarios en los de David Ballota o JJ.LL.
Supongo que en este tema sí reconocerás las iniciativas de los radicali y por extensión del eco que les damos desde JJ.LL. en defensa de la minoría cristiana vietnamita.
Ya que estamos en desacuerdo en tantas cosas sería de justicia reconocer cosas como esta.
No es una crítica, por supuesto, es una apelación a resaltar las cosas que nos unen a todas las tendencias liberales, que a veces resaltamos demasiado las diferencias y no señalamos las coincidencias.
Un saludo.

rojobilbao dijo...

Primero tenemos claras diferencias, y lo digo mucho,pero eso no significa que no nos unan muchísimas cosas. Creo que somos distintos tonos de un mismo color.
De todas formas y aún cunado no me gusten cosas de los radicales, quede clara mi pasión por Leonardo Sciascia.

Libertas dijo...

Me alegro que lo veas así porque contra al frente liberticida solo podemos oponer un puñado de bloggers e individuos aislados entre sí.
Un saludo.

Peter dijo...

De todos modos, algo está mejorando en Vietnam. La reciente delegación vaticana que viajó allí (conozco al periodista que los acompañaba) volvió contenta y parece próximo el restablecimiento de relaciones diplomáticas con el Vaticano. Este hecho cambiará mucho las cosas (espero).