Marketing para levantar muertos

Después de escribir un adulador libro sobre la vida de una de las peores lacras con toga de este país, parece que el Pilar Urbano pretende salir de su sarcófago con un misterioso texto bajo el brazo. Tan es así que parece que desde la editorial están filtrando posibles desenlaces al de la periodista rusa envenenada. Es para partirse de risa. ¿Lo presentará Garzón?


2 comentarios:

a. gil dijo...

SIN BASE NO HAY PILAR QUE RESISTA

Podría ser peligroso para la integridad física de Pilar Urbano si con su obra presentase documentos reveladores indiscutibles sobre: mafias, vinculación de la ETA con el Gobierno en la masacre del 11 M; nómina de los “ejércitos” balcánicos en España, pederastia de próceres y aquello que pueda suponer el derrumbe físico o económico de personas o entidades. Sin documentos el libro tendría la misma credibilidad que su loa a Garzón.


UN GOL EN EL METRO INTER-URBANO

No recuerdo en qué resumen de un partido de fútbol de esta última jornada vi cómo un jugador chutaba desde lejos a puerta vacía -el portero estaba desbordado- mientras un compañero de aquel seguía tras el balón; cuando estaba éste a un metro de traspasar la línea pensé: querrá tocar el balón para apuntarse el tanto; pues no, me equivoqué, dejó que entrara por el impulso del que lo golpeó. Puede ser que siguiera su inequívoca trayectoria por si acaso, pero lo real fue que no birló el tanto al autor del disparo.

Sin embargo la Ministra Magdalena Álvarez, Miguel Sebastián y Rafael Simancas han querido llevarse la gloria del gol de Esperanza Aguirre, en una inauguración particular de la terminal del metro de la T-4 sin haber chutado. Y considerando que el chut de los dineros ha sido de la Comunidad de Madrid porque el Ministerio de Fomento no chuta ni corre con Esperanza Aguirre que se entrenen en la banda, o con su banda.

Embajador en el Infierno dijo...

Cuando por fin me decida a hacer la hoguera purificadora de mi biblioteca los libros de la Urbano tendrán puesto de honor.

Lo de esta mujer siempre ha resultado esperpéntico, ahora se ha convertido en patético.

Creo que no hay que preocuparse demasiado por ella. Me cuesta pensar en una "periodista" que se haya vendido de mejor modo que ella para apuntalar los cimientos del sistema. Una auténtica pérdida de tiempo, o como dicen los escoceses: "A waste of space".