La derecha menos liberal

Leo con estupor en una página "derechosa" que me gusta un artículo sobre economía atacando posturas neoliberales. El autor, técnico comercial y economista del Estado, me ha dejado de piedra con ideas tales como esta:

Un empresario aislado piensa que despidiendo a coste bajo a parte de sus empleados, mejora su beneficio por el importe de dicha rebaja. Cálculo traidor, porque, al hacerlo, el empresario da por seguro que sus ingresos por ventas van a permanecer al mismo nivel; ahora bien, esta creencia valdría si la facilidad del despido le fuera dada a él solo, pero, al dársela a todos los empresarios al mismo tiempo, verá que, si le sobraba antes del despido el 10% de la plantilla, al poco tiempo descubrirá que le sobra el 20%. ¿Por qué? Por el impacto en sus ventas del despido de sus colegas. ¿No lo veis? Si todos tenemos más facilidad para despedir a más gente, pronto nos encontraremos con más gente que tiene poco dinero para consumir; si hay menos consumidores, mis ventas bajarán y, con ellas, mi margen de beneficio, lo cual me obligará a despedir nuevamente a más personas.
Digo yo que siguiendo este silogismo, habría que prohibir el despido ¿no?
Queriendo saber sobre este fenómeno de la economía me entero que ha elaborado toda una teoría, que podríamos llamar "funesismo", cuyos últimos descubrimientos integran dos corrientes del pensamiento claves: el marxismo científico y el keynesismo. Me he muerto de risa. Que venga alguien a resucitarme.

4 comentarios:

Manuel Delgado dijo...

Podríamos darle la vuelta al argumento: una espiral infinita de contratación sólo se traduciría en mayores ventas, de forma inagotable. Así, podríamos llegar a gigantescos y exponenciales crecimientos de ventas con sólo multiplicar la plantilla de la empresa varios millones de veces. Si así fuera, con esta teoría se habría descubierto la fórmula de la riqueza infinita.

Anónimo dijo...

¿A este tipo no se le ha ocurrido que pueden haber, a la vez, empresas que necesitan despedir gente y empresas que necesitan contrartala?

framling dijo...

Siempre se ha dicho que la derecha española es tan intervencionista como la izquierda, y si te fijas en sus propuestas más que en reducir la administración hacen gran hincapié en que gestionan mejor, lo cual aun siendo verdad creo que es escaso bagaje para un liberal.

Anónimo dijo...

Esto me recuerda a la ultima republica española cuando el Estado repartia parados entre fabricas,minas o fincas para que los propietarios les dieran trabajo obligatorio.
Ahora somos mas sutiles y tenemos el plan de empleo rural o las subvenciones al cine español para que los actores trabajen.
Tambien esta la idea de las 35 horas para repartir trabajo o la obligacion de contratar un cupo de disminuidos en el caso de empresas grandes.
Incluso creo que ya es obligatorio contratar una cuota de muejres en algunas empresas con la ley de paridad.
¿No?