Simone Veil

Una alegría más. Gracias a ella en Francia se puede abortar. De alguna manera se arrepiente (dudo que llegue a decirlo jamás).
«Cada vez es más evidente científicamente que desde la concepción se trata de un ser vivo»

2 comentarios:

more dijo...

Del mismo artículo en zenit: "En el documental, se ve a una periodista encinta de ocho meses a quien se le propone un aborto en una clínica privada de Barcelona por la suma de 4.000 euros.

Simone Veil, de origen judío, que sufrió la deportación a Auschwitz, reconoce que esta situación es «espantosa», pero que legalmente no es posible impedir a las mujeres europeas viajar a España, pues la Corte europea ha afirmado que se trata de una cuestión propia de las legislaciones nacionales, y no de Europa".

España, "paraíso" del aborto. ¿Por qué ningún político pide, siquiera, que la ley en vigor se respete?

Argonaut dijo...

"Cada vez es más evidente científicamente que se trata de un ser vivo..."
Quizá ella creía que un cigoto era un ser científicamente muerto. Quizá también creería que de ese ser inanimado surgía (científicamente) una persona (científicamente pequeña al principio, luego científicamente creciente). O quizá creía que uno puede habitar un científicamente inexpugnable burladero, desde donde silbar científicamente cuando pasa la realidad. O quizá Auschwitz no colma las exigencias sacrificiales del Moloch del Ungidismo, y hace falta más carne.
Quien sabe.