San Pablo Sebastián

El Señor da pan al que no tiene hambre, y voz al que no tiene neuronas.

No es verdad lo que ha dicho el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Blázquez, de que la Iglesia católica no impone sino que propone su fe. En España, a lo largo de muchos siglos, ha impuesto su fe —y no digamos en los tiempos de la Inquisición—, y en el franquismo, que aún no está muy lejos en el tiempo, no digamos si imponía su doctrina.
¿Cómo lo hacía señor Sebastián? Porque al cardenal Tarancón el dictador Franco no hacía ni caso. Lo que demuestra que Franco imponía lo que quería, que muchas veces coincidía con lo que quería la Iglesia. Pero la Iglesia hace muchísimos años que no dispone de tal poder.
O sea que más le valía al señor Blázquez ser más prudente y poner un poco de orden entre sus obispos, porque se están escuchando declaraciones infamantes en las que se habla de ataque a la libertad, en las que se pide una objeción a la ley sobre la Educación para la Ciudadanía, igual que no hace mucho se pedían rezos por la unidad de España,
La unidad de España, algo tan horroroso y de gentuza de derechas ¿verdad Sebastián? Y además pedirlo rezando, el modo más cruel de todos los inventados por los hombres...
como lo hizo el cardenal Cañizares, abanderado de la extrema derecha confesional y, por tanto y a su pesar, el mejor de los aliados del Gobierno socialista de Zapatero, que necesita de este tipo de disparates para movilizar a su electorado en las elecciones que están a la vuelta de la esquina.
Claro, la Educación para la ciudadanía no debe rechazarla la Iglesia. Ni el aborto, ni nada. La Iglesia no puede pedir oraciones siquiera, de manera que yo me pregunto, ¿nos da permiso para algo el señor Sebastián a la Iglesia?

1 comentarios:

phestar dijo...

Joer, ¡hasta que no he seguido el enlace y he visto la foto pensé que estabas hablando del pianista de Parada!.