Terribles consecuencias

Hemos dejado todo en manos de las autoridades. Ahora incluso la educación moral de nuestros hijos. Y es un terrible error. 1º porque un padre preocupado por la excelencia moral educará a su prole mejor que un funcionario que hace lo que puede con veinte chavales en clase que cambian de año en año. 2º porque de tanto dejar que se encarguen las autoridades, ocurren sucesos como la agresión del otro día en el tren de cercanías de Cataluña, donde un muchacho ("sudaca", en palabras denigratorias de miles de españoles, agresor incluido) observaba como otra "sudaca" era agredida impávido. Sus explicaciones:

En este sentido se ha defendido de los que le acusan de haber actuado con pasividad ante la agresión de la menor ecuatoriana asegurando que aconsejó a la chica que llamara a la Policía desde el mismo tren y que le advirtió de que había una cámara filmando, por lo que habría pruebas de los hechos.

Jesús hace un año y medio que vive con su pareja en Olesa de Montserrat (Barcelona) tras emigrar desde Argentina, país que abandonó para escapar, según ha dicho, del clima opresivo de una sociedad muy católica.

Muchas gracias por venir, ver y estarte quietecito.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que coñazo de blog, agregate a la web de el vaticano y déjanos en paz, idiota.

rojobilbao dijo...

No por su cobardía voy a dejar de agradecer al anónimo el piropo de verme a la altura del Vaticano. Se agradece.

lola dijo...

anónimo, malducado y faltón. Aquí para aportar, para restar...sobras. Gracias.

Embajador en el Infierno dijo...

No deja de resultar interesante que la respuesta que dan las "autoridades" a la falta de educación sea todavía más involucración por parte del Estado.