Defendiendo lo indefendible

Poco a poco (de momento) vamos olvidando el 11-M. Como ocurrió con los GAL seguro que volveremos a saber más sobre dicho atentado, pero ahora las prioridades son otras y hay que hacer un trabajo silencioso.

En torno a dicha investigación hubo dos grandes bandos; por un lado "los conspiranoicos" gente que no se cree las "verdades" de los socialistas por principio y en este caso porque el tema apestaba a kilómetros. En el otro lado los "crédulos" que sostienen que una policía honesta y unos jueces eficaces e imparciales no pueden cometer error alguno y menos tener comportamientos criminosos.

Se han sacado una cuantas conclusiones. Una de ellas es la del infame papel del policía Sanchez Manzano. Tal es su mal proceder que desde el lado "crédulo" se ha dicho de él:

SUP (sindicato policial opuesto al "conspiranoico" CEP, y demandante de Federico en un proceso): El líder del SUP explicó que para ser comisario jefe de los Tedax «no es condición indispensable ser especialista en explosivos», por lo que Manzano no debe atribuirse desactivación de explosivos y limitarse a gestionar la Unidad. «El problema de Manzano es que por un egocentrismo casi enfermizo se ha metido en informes técnicos, que no sabe y ha dicho tonterías como la de la nitroglicerina y hasta ha llegado a decir que tuvo que ver con la desactivación de la bomba de Vallecas», y añadió, «lo más cerca que ha visto un explosivo es en la televisión, como yo».«Esta es la quinta vez que pedimos su dimisión. La primera vez fue en enero de 2004 y fue por la gestión que hizo de las mochilas bomba que iban en el tren de Irún a Madrid el 24 de diciembre de 2003, desde el punto de vista de los tedax, absolutamente desastrosa, porque cuando se desactivó la mochila en Burgos los especialistas tenían que haber tenido la información tres horas antes y Manzano no se la dio», explicó el secretario general del SUP.Recordó que a principios del año pasado los sindicatos volvieron a pedir su cese tras el accidente en Badajoz que costó a un tedax la amputación de sus dos manos.

El País diario que no precisa presentación y máximo adalid (con el ABC) del credulismo nos contaba: El comisario jefe de la Unidad de Desactivación de Explosivos, Juan Jesús Sánchez Manzano, reconoció ayer ante el juez Juan del Olmo que se equivocó en la Comisión de Investigación del Congreso sobre el 11-M cuando habló de nitroglicerina en relación con los explosivos utilizados en los atentados contra los trenes de la muerte. Sánchez Manzano, que permaneció durante aproximadamente una hora ante el juez, precisó que no es experto en explosivos sino en su desactivación, como ya dijo en la citada comisión parlamentaria.

Pues bien, mirad lo que el otro día decía un periodista sobre Sanchez Manzano:

Sánchez Manzano se puede decir que ha sobrevivido para que llegara el día en que se le hiciera justicia y poder acudir a los tribunales. Se ha pedido para él la cárcel, se le ha tratado como un criminal, y se ha hecho mucho daño a su familia. Me parece alucinante que ese tipo de cuestiones, de sentimientos de la gente indefensa de alrededor, no se haya tenido en cuenta. Eso es de una gran irresponsabilidad, una canallada de gente sin escrúpulos.

¿Quién será el periodista más papista que el Papa?

Para ver la opinión del policía que tenían los conspiranoicos véase esto.

9 comentarios:

danielrodriguezherrera dijo...

Probando OpenID...

¡Cómo se te ocurre escribir sobre él sin mencionar su nombre! ¿Es que no quieres salir en los destacados de RL? :-P

major_tom dijo...

P: ¿Para cuándo su admisión en RedLiberal?

R: Estoy haciendo progresos con mi telepatía, pero creo que Rodríguez Herrera tiene un firewall mental (el cual podría romper gracias a mi superior intelecto) o que directamente pasa de mí, lo cual es inadmisible, ya que en menos de 24 horas está estipulado la entrada de nuevos blogs.
El mío se llamará 'Conspiranoia nui' (NUI).

Enrique Mojamuto

Milius dijo...

Lo de llamar a los defensores de la versión oficial "los crédulos" me parece un hallazgo, aunque a veces lo que me pide el cuerpo es llamarlos "encubridores" directamente (no lo haré).

Sin embargo, llamar "conspiranoicos" a los que buscan que se aclare todo perfectamente me parece una concesión a la campaña de propaganda descalificadora. Creo que sería más adecuado hablar de bando de los "suspicaces".

Yo mismo soy un suspicaz porque no me creo, por ejemplo, que ese periodista al que no nombras actúe como lo hace por envidia, como muchos dicen; como tampoco creo que un blogger de por aquí al lado colabore con verdadera devotio ibérica con el innombrable por su "desinteresada" amistad con él.

Un saludo.

octopusmagnificens dijo...

El conspiracionismo delirante era una seña de identidad del progresismo (Pearl Harbor, JFK, programa lunar Apolo, Lady Di, 11-S…). Que dejase de serlo con el 11-M ha sido una catástrofe para la derecha española, que jamás, jamás debió caer en ese juego.

Milius dijo...

¿Habeis visto?

Lo que yo decía.

¡Qué bien le ha venido al pulpo lo de bando "conspiranoico"¡

He de reconocer que están al quite.!Qué perseverancia¡

octopusmagnificens dijo...

¿Quiénes estamos al quite?

El Cerrajero dijo...

Los atentados del 11-M están muy lejos de haberse aclarado y lo más triste y preocupante es que muchas cosas encajan únicamente si tenemos en cuenta la participación de elementos del P$o€.

rojobilbao dijo...

Utilizo el término conspiranoico porque términos despectivos como impresionistas o jesuitas terminan siendo una seña de calidad.

Pero también me vale lo de suspicaces. Todo menos antipatriotas o desleales.

octopusmagnificens dijo...

Eso no encaja nada. Lo que encaja perfectamente es que fueron los de siempre, los terroristas musulmanes.