La Sapienza: reacciones

El asunto del boicot al Papa en la universidad italiana ha dado lugar a un interesante debate. Las posturas contrarias a dicho boicot incluso desde el centro-izquierda italiano son las siguientes:


Fieles, políticos y grupos de universitarios se reunieron ayer en la Plaza de San Pedro para expresar así su solidaridad a Benedicto XVI. Entre ellos se encontraban el ex ministro de Justicia, Clemente Mastella, que dimitió esta semana al estar implicado en una investigación por corrupción política, y el titular de Cultura, Francesco Rutelli.

La Repubblica, el principal diario de izquierdas en boca de Ezio Mauro, ha dejado escrito:

Hasta ayer, era este un país tolerante, donde la fuerte impronta religiosa, cultural, social y política del catolicismo coexistía con opiniones, prácticas, culturas y creencias diversas (…). Algo se ha roto, dramáticamente, ante la mirada del mundo entero. El Papa ha debido corregir su agenda y cambiar su programa, para no afrontar el rechazo anunciado de la universidad que lo había invitado. El resultado es un cortocircuito cultural y político de impacto mundial, que se puede resumir en pocas palabras: el Papa, que es también obispo de Roma, no puede hablar a la Universidad de su ciudad, en esta Italia mediocre de 2008.

El conocido columnista Ernesto Galli della Logia ha publicado en Il Corriere della Sera una columna con el título “Laicismo obligatorio” en los siguientes términos:

Sia chiaro: è assolutamente lecito non condividere, e quindi criticare pubblicamente, l'idea d'invitare il Papa alla Sapienza: ma una cosa è questa, e tutt'altra cosa è protestare giudicando inammissibile l'invito, e di conseguenza cercare di far sì che concretamente la visita non avvenga.

(...)

Existe la idea de que en una democracia que quiera de veras serlo, la religión debe ser excluida de cualquier espacio público; que existen orientaciones culturales e ideales –de entre los cuales los religiosos ocupan un puesto importante– que son radicalmente incompatibles con la sociedad democrática y con su ethos público; y que por tanto en la universidad puede tener cabida exclusivamente aquello que se autodefine como librepensamiento. Idea inquietante esta, que lleva inevitablemente a un obligatorio laicismo de Estado, de pública preferencia social por la irreligiosidad: en definitiva, todo aquello en lo que la auténtica tradición liberal se ha guardado siempre de reconocerse, viendo en ello justamente una más que probable antecámara del despotismo”.


4 comentarios:

Stewie Griffin dijo...

Perdona, ¿se sabe algo más de porque algunos blogs sindicados no aparecen en Red Liberal?

Hoy intente repostear un blog y tampoco me funciono.

Es que da pena postear para que no lo vea todo el mundo.

Saludos.

Stewie Griffin dijo...

EDITO: queria decir republicar un post.

rojobilbao dijo...

Parece solucionado.

txantxangorri dijo...

Pues a mi me ha parecido genial lo de la universidad italiana.

Si no quieren escuchar al Papa, si no quieren que vaya... ¿será por motivos demoniacos? Será porque simplemente pasan del adoctrinamiento al que ha sometido la Iglesia durante siglos, será por algo?

Por algo será...

un saludo