Ja me maten

No tiene ni p. la gracia las andanzas del ¿doctor? Montes (alias Mengele).

Un caso ilustra una forma de entender la profesión.


El caso de Inés, de 85 años [historial clínico 526.843] resume el alcance de las "malas prácticas médicas" detectadas por el Colegio de Médicos en el Servicio de Urgencias del hospital Severo Ochoa. Era una "paciente no terminal" que, "ante un ictus y un cuadro infeccioso", recibió "sedación sin indicación de tratamiento de ningún síntoma refractario y sin agotar el tratamiento indicado activo".

La anciana pudo ser salvada por un equipo médico distinto que, al cambiar el turno de guardia en el Servicio de Urgencias, detectó la "excesiva" –siempre, según el informe pericial del Colegio de Médicos– sedación que se le había administrado y se la retiró inmediatamente. La mujer vivió sin morfina durante 30 horas, hasta que, al entrar el equipo médico anterior, en un nuevo cambio de turno, se le volvió administrar la sedación, esta vez con una dosis aún mayor: 200 miligramos de Tranxilium más 50 de morfina. Inés falleció a la media hora.

4 comentarios:

Fonseca dijo...

Pero ¿la paciente dijo claramente que quería ser asesinada?


Fonseca

CLD dijo...

fonseca,

la paciente no lo dijo, pero lo pensó. Es que no sabéis comprender la clarividencia de Doktor Montes.

gonzalo dijo...

En el sitio "Que me atienda Montes" han cerrado la publicación de comentarios, debido a lo que ellos han llamdo el ataque de la Caverna. Os animo a incordiarles con opiniones que no quieren oir. A documentarles lo que el Colegio Oficial de Médicos de Madrid declaró en su informe. A repasar las estadísticas de mortandad en el sevicio de urgencias del Hospital Severo Ochoa antes y después de la destitución del Doctor M.
http://quemeatiendamontes.wordpress.com/2008/02/17/%c2%a1gracias-libertad-digital/#comments

Anónimo dijo...

Montes Temes