No juzguéis y no seréis juzgados

El juez instructor del expediente disciplinario abierto por el CGPJ contra el juez de lo Penal número 1 de Sevilla, Rafael Tirado –que no ejecutó una condena pendiente por abusos sexuales contra el supuesto asesino de la joven Mari Luz– indica en su informe que la falta cometida por el magistrado no puede considerarse como muy grave porque lo único que puede reprochársele al juez es que "no prestara mayor atención" a la labor de los funcionarios de la sección que se ocupaba de tramitar las ejecutorias.

El juez reconoce en su informe que la ejecución de la sentencia contra Del Valle se demoró durante más de dos años y dos meses pero explica que el juez Tirado dictó dos autos que "de haberse ejecutado con diligencia habrían evitado el lamentable resultado de la demora".

Olea añade, además, que lo único que podría haber hecho el juez respecto al trabajo de la sección de ejecutorias es realizar "una mera indicación u orden a la titular de la Secretaria, que es quien debía ejecutar lo que por el magistrado ya se había ordenado".

Por todo ello, el juez Olea propone en su informe imponer al magistrado una sanción de 250.000 pesetas (1.502,53 euros) al considerarse responsable de una falta grave.

Pues por juzgar esta porquería el CGPJ merece nuestros juicios de valor, y mi sentencia es severa. ¡Sois una vergüenza!

1 comentarios:

Argonaut dijo...

¿En serio que la cuantía de la sanción está expresada en pesetas?
¿La sentencia está escrita a máquina Olivetti?
¿Su Señoría se moja el dedo para pasar página? ¿Huele a Álvarez Gómez, o mejor, a Varón Dandy?
Te dejo, que empiezan Los Chiripitifláuticos.