Una visión voluntarista, me temo

Según el ministro de Fomento y número dos del PSOE, José Blanco, el Partido Popular nunca derogará la reforma de la ley del aborto por lo que está incurriendo en hipocresía. Pero la temeraria afirmación ha sido ya en parte desmentida por la realidad, con la presentación de una enmienda a la totalidad de la ley, anunciada por la portavoz del principal partido de la oposición. Estamos en los comienzos de una nueva batalla electoral en torno a una ley que si bien socava los cimentos de la declaración universal de los derechos humanos, es presentada por el partido socialista como un avance social en una de las más cínicas maniobras de demagogia de los últimos tiempos.

Como ya empieza a vislumbrarse por las encuestas, serán los españoles los que decidan en las urnas. Por ello resulta oportuno recordar que lo que se cuestiona desde el punto de vista científico, ético y jurídico, no es que las menores puedan abortar sin consultar a los padres. El meollo de la cuestión es la conversión del delito de aborto en un derecho que autoriza a la madre a eliminar la vida de su hijo, sin motivación alguna, hasta la semana 14 de gestación.

Esta es la gran perversidad de una ley que ha sido elaborada desde los postulados ideológicos de un feminismo radical que trata de arrebatar a la mujer la maternidad, entendida como signo de opresión. El PSOE puede perder medio millón de votos por esta ley, según algunas encuestas; el PP debe afrontar con claridad y valentía esta cuestión, demostrando que ha sabido escuchar la voz de la sociedad.


1 comentarios:

Embajador en el Infierno dijo...

Linea COPE: La voz del PP

NO señores, el problema no es ni siquiera: "la conversión del delito de aborto en un derecho que autoriza a la madre a eliminar la vida de su hijo, sin motivación alguna". El problema es que hoy, aquí y ahora, existe una ley que permite a la madre matar a su hijo. Y ese partido al que se le pide claridad y valentía, ha dicho con claridad (no se si con valentía) que esa ley no la va a tocar.