"Ciencia"

La psicogenealogía es el estudio del inconsciente familiar a través del árbol genealógico, en el que se originan mucho de los problemas de cada uno de nosotros y donde conviven tanto nuestras posibilidades de realización como los guiones de nuestro fracaso.

Hay niños que se llaman como uno de los abuelos y que, cuando hablan, parece que "el que está hablando es el viejo usando el cuerpo del niño", destaca Llano. Eso es lo que en psicogenealogía se denomina el 'efecto ventrílocuo' y que se produce cuando una persona habla como si fuera su antepasado.

Si el nombre pertenecía a un familiar fallecido, es posible que "te conviertas en un sarcófago porque llevas un muerto dentro que también se expresa y que hace que el vivo se sienta un poco muerto".

"Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa."

7 comentarios:

Daniel Díaz dijo...

¿¿¿Ciencia???

Héctor dijo...

Cuando yo era chico me contó mi abuelita que mi mamá, que era muy devota de la Virgen, estaba empeñada en que a su primera hija le pondría por nombre María. A mi papá le pareció bien aunque corto, porque allá tenemos por costumbre acompañarlo del nombre de la Virgen de la localidad.
Mi mamá tuvo complicaciones en el parto, llamaron al doctor para que volara a la casa. Mi abuelita contaba que mi mamá rezó a la Virgen para que salvara la criatura y que si era niña le pondría por nombre Virgen María.
El doctor pensó que no vivirían ni la mamá ni el bebé. Mi abuelita, temiéndose lo peor, fue en busca del señor cura para que auxiliase a mi mamá en lo espiritual. Cuántas veces he oído a mi tío repetir aquellas historias que le contaba su mamá, la abuelita. Mi máma pidió al señor cura que si era niña le bautizaría con el nombre Virgen María. Nació una niña, la que sería mi hermana mayor. El señor cura cumplió con lo que prometido a mamá.
Mi hermana tiene ahora 45 años. No sé qué crédito tiene lo que dice ese psicoanalista señor Llano, lo que sí les puedo decir es que mi hermana Virgen María no se ha comido un rosco.

Santiago dijo...

Podías contárselo a los amigos de http://loquenocuentagestalt.blogspot.com/

Seguro que les interesa.

Eres un incrédulo, está clarísimo que tienen razón los de la psicogenealogía; en realidad yo no me parezco a mi padre por compartir ADN y haber pasado los primeros veinte años de mi vida con él, me parezco a él porque me llamo igual.

No te rías, hombre, que es verdad!

rojobilbao dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
rojobilbao dijo...

Santiago, no estás hablando tú, sino tu tatarabuelo de tu mismo nombre que se apropia de tu voz. Realiza algún ritual para librarte de él.

Santiago dijo...

Que va, no se llamaba así, será algún espíritu maligno que se llama igual que yo, voy a ver si hablo con algún exorcista. Menos mal que no me llamo José Luis Rodríguez Zapatero, si no, no me quitaba la posesión ni con ácido sulfúrico ;-)

Baldo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.