El Obispo Ibarretxe

25 de Diciembre, Obispo Uriarte:

¿Cómo «pasar» en estos días hogareños del deber que tenemos de hacer cuanto esté en nuestras manos por las familias que han sido víctimas de terribles asesinatos que nos avergüenzan a todos?
(...)
¿Cómo olvidar a centenares de familias guipuzcoanas que en estos días echan especialmente de menos a un miembro en prisión y a las que un nudo en la garganta les ha impedido cantar en torno a la mesa navideña el «Hator, hator mutil etxera»? (nota: "hator, hator mutil etxera" es un villancico. Se traduciría por Vente, vente chaval a casa)

24 de Diciembre, Lehendakari Ibarretxe:

Toda esta violencia nos devuelve al pasado. Amenazas, extorsiones, ilegalización de fuerzas políticas, sentencias judiciales que de jurídicas tienen poco y de impulso político tienen mucho, dispersión de presos, muerte de sus familiares en accidentes cuando van a visitarlos a las cárceles.

1 comentarios:

Minneconjou dijo...

Lo del obispo no lo entiendo muy bien

O la lírica sólo se le ocurre al hablar de etarras, que puede ser.

O es que asume que a las "familias que han sido victimas de terribles asesinatos" no se les pone un nudo en la garganta pensando que por mucho que canten sus muertos no volverán porque estan muertos y no encarcelados por asesinos.