Euskadi es muy pequeño

Y se enorgullece de pequeñeces. Porque lo que importa siempre es la anécdota.

Moeko Okabe, una niña japonesa de 9 años, ha sido capaz de aprender euskera en tan sólo cinco meses. Llegó a la Ikastola Amaiur por casualidad y ahora, una vez que ha vuelto a Japón, seguirá estudiando para no olvidar lo aprendido.

(...)

El caso de Moeko sirve, según Peio Eguren, "para abrirnos los ojos. ¿Si ella puede aprender euskera, por qué otros no?".

Eso, ¿por qué os quejais de que obliguemos a vuestros hijos a estudiar en euskera y no en castellano que es su lengua vehicular?

7 comentarios:

pcbcarp dijo...

Yo tengo un amigo que habla euskera aunque de abertxale tiene lo que yo de fraile capuchino (que es poco, especifico) que me contaba después de una prolongada estancia en Japón que había muchas cosas que se decían igual, lo cual le tenía la mar de sorprendido. Fíjate, igual la niña hizo trampa.

Anónimo dijo...

Esta chica se la rifarán en Japón, será capaz de hablar con apenas 800.000 personas del norte de España. Mientras que seguramente debido a esa inmersión lingüistica sea incapaz de hablar con los 400 millones de personas hispanohablantes del mundo, para entonces muchos más seguros.
En fín tiene un futuro provechoso

a. gil dijo...

Dice Peio Eguren que el caso de esta japonesa sirve para abrirnos los ojos. Y yo digo que para qué abrir los ojos si ella lo ha hecho teniéndolos medio cerrados.

Sowellina dijo...

También hay personas que son capaces de recitar la guía telefónica ... ¿será eso también algo que deberíamos intentar todos, esforzarnos en ello?
Quizá no se les ha ocurrido que a lo mejor es preferible que la gente escoja a qué le conviene dedicar sus energías, en vez de obligarle a aprender algo de interés marginal en el mundo.

txantxangorri dijo...

Hacía tiempo que no te visitaba. Veo que últimamente tienes enfilado al pnv. No está mal, de lo suyo gastan.

Ahora... qué es una lengua vehicular?

un saludo

rojobilbao dijo...

Denominan lengua vehicular a aquella en la que se expresan los niños con sus progenitores, vamos, con la que aprenden las cosas de la vida.

txantxangorri dijo...

pues tendría que haber aprendido más japonés la niña. Del resto demos gracias entonces a Franco.

un saludo.