Héroe o villano

Coincidiendo con el 200 aniversario del nacimiento de Lincoln estoy leyendo el libro "la caza del asesino" que trata de su muerte y la busca y captura del asesino John Wilkes Booth. Booth es tratado como un vil asesino por la historia. En su época fue le más odiado del país. Lógico. Pero luego compara uno cómo se trata la memoria de Claus von Stauffenberg el militar que intentó matar a Hitler (y casi lo logra) y al ver que se le considera un héroe yo me preguntó. De héroe a villano, de asesino a justiciero, la diferencia la marca¿ el hecho en sí, la personalidad del atacante o la del atacado?

5 comentarios:

a.gil dijo...

Junto a la entrada de una estación de cercanías un vendedor de paraguas ofrece su mercancía a cinco jóvenes que portan mochilas deportivas. En cuanto éstos le rebasan el falso paragüero saca el arma que oculta bajo su atuendo y les dispara repetidamente hasta que les ve caer muy heridos o muertos. Se da la media vuelta mientras esconde el arma y a paso ligero se pierde en el exterior.
Tras los disparos se hace el silencio, los transeúntes han quedado paralizados unos segundos hasta que entre gritos y en carreras desconcertadas no saben si tienen que entrar o salir. Una masacre. ¿Quiénes son estos jóvenes abatidos? Llegan los del servicio de seguridad comunicándose por los móviles; enseguida van entrando policías, muchos policías. Las mochilas deportivas están cargadas de explosivos. La impresión de la policía es que se trata de terroristas con una misión destructiva de proporciones inimaginables; pero la pregunta incontestada es ¿quién era el paragüero? ¿es un asesino o es un topo justiciero que ha eliminado a 5 terroristas y evitado que mueran 198 personas y 2.000 heridos y mutilados, y evitado la llegada al poder de Zapatero con las consecuencias que esto está acarreando a la nación? Ruina moral, familiar, educativa, cultural, económica y nacional.

Para Charles Perrault el lobo era feroz; para Félix Rodríguez de la Fuente un amigo.

rojobilbao dijo...

No se me ocurre nada peor en materia moral que el relativismo, pero sólo evitando juzgar las acciones ajenas podríamos escapar a él.

Daniel Ballesteros Calderón dijo...

Respetar la libertad de alguien del cual sabemos que ocasionará daños a la vida y/o la libertad de otros es una acción éticamente mala.
Matar también es éticamente malo, aunque si la muerte de alguien es la única alternativa posible para evitar muertes ajenas, es mejor matar a uno que el que mueran muchos. Para administrar esos casos están las leyes y realmente muy pocas veces se dan las circunstancias que justifiquen un crimen. Todo depende de lo que se entienda por legítima defensa.

No creo que con Lincoln fuera necesario, aunque fuera un canalla. Con los terroristas lo mismo: realmente basta con encerrarles.

Te dejo el link de la crítica que hizo Jose Carlos Rodruigez a un libro innovador sobre Lincoln:

http://libros.libertaddigital.com/abe-el-heroe-que-no-lo-fue-1276236032.html

X. A. dijo...

Hablando de defensa propia podríamos hablar sobre el relativismo, no sobre el cinismo.
¿Cómo encerrar a un de Juana Chaos antes de volar el autobús?
Ya entró en la jaula y le abrieron la puerta. Si hubiera habido un paragüero...

X. A. dijo...

Casa-cuartel de Burgos, 4h de la madrugada, no estaba el paragüero.