Catolicismo, liberalismo y elecciones

Los católicos y liberales españoles estamos en un brete desde hace un tiempo. Nuestras opciones a la hora de votar en unas elecciones son escasas (quizá nulas). Toda opción es la de taparse la nariz y decantarse por alguno de los que se presentan. ¿Estamos dispuestos a ello? ¿Hasta cuándo?  Desde un punto de vista católico, el voto al PP se ha convertido en un imposible*. Quien mucho abarca, poco aprieta, y por no ser tildados de cavernarios, afirman que no les gusta la ley del aborto (la nueva, la vieja no parece que les disgustase) o el denominado matrimonio homosexual, pero no afirman que lo derogarán al llegar al poder. Es más, Fraga (hay dinosaurios que no se extinguen) se acaba de sacar unas declaraciones alucinantes en este sentido.

Llegados a este punto nos encontramos con el otro problema; quienes sí son católicos ahuyentan en diferente medida a los liberales. Estudiando sus programas a nivel económico leemos que los de AES tienen ideas como estas:

Para AES, el desarrollo económico debe contribuir a la consecución de un orden social justo basado en: la distribución de la riqueza a través de un sistema impositivo no confiscatorio; el incremento de la protección y la asistencia social; la corrección de las diferencias estructurales del territorio; el desarrollo, a través de políticas de ayuda, de una auténtica igualdad de oportunidades; la expansión generalizada de la Educación y la Cultura...

. Establecer una doble discriminación positiva en las políticas de ayuda: primera, en favor de la industria en sectores primarios e industriales estableciéndose una carencia de tiempo para el sector servicios; segunda, a favor de emprendedores nacionales con vocación de internalización.

. Renegociar los pactos de convergencia con la UE pudiéndose superar sin sanción el 3% de déficit presupuestario.

Esto es tan sólo una muestra. Hay más.

Mientras en la agrupación carlista (Comunión Tradicionalista Carlista)  las cosas pintan mejor, pero ciertas cosas rechinan bastante:

La CTC rechaza la actividad del moderno capitalismo, cuyo fin es la apropiación el dinero con el endeudamiento perpetuo de la población y la consiguiente acumulación del  poder, así como la economía de mercado sin limitación al bien común.

Por ello la CTC considera fundamental restaurar la Monarquía Tradicional en la que el Rey goza de un poder efectivo sobre los grupos económicos y restaurar también los cuerpos intermedios de la sociedad con una fuerza real que sirva de apoyo al Monarca.

Hay más partidos, pero son aún más minoritarios, por lo que los obvio (tienen programas también relativamente poco liberales).

¿Que nos queda por tanto? El voto nulo/blanco o la abstención. Sin duda habrá quien me diga que hay valores superiores a otros. Y que la lucha por la vida bien merece hacer de tripas corazón y votar a CTC, por ejemplo. Pero es que la teoría del mal menor que ellos con tanto acierto combaten, tendríamos que esgrimirla en su caso y además, yo no vería nunca bien aupar una tiranía aunque me asegurasen que la VIDA fuese protegida eficazmente (y ojo, que la CTC no busca una tiranía, sólo llevo al extremo la comparación).


*Mención aparte mi caso particular. Cunado traicionaron a María San Gil, me sentí traicionado yo también y les retiré mi apoyo y mi voto. Me han podido partir la cara varias veces por mi apoyo y no lo he hecho para que se burlen de nuestra postura.




30 comentarios:

Anónimo dijo...

Catolico Y liberal? Yo creia que era mas bien catolico O liberal. El liberalismo no es catolico, la doctrina social de la Iglesia, si.
Saludos

rojobilbao dijo...

Sólo por informate, Benedicto XVI no está de acuerdo contigo.

octopusmagnificens dijo...

Los liberales no católicos y/o anticatólicos podemos votar al P-LiB. Su programa económico glorifica la propiedad privada y la desregulación de mercados y relaciones laborales, no es socialdemócrata como la Doctrina Social de la Iglesia, no se grava a los fuertes para premiar a los débiles e indefensos... y en el terreno de la libertad individual, la fortaleza que los cristianos asaltan con más fiereza, se rechaza sin ambages la tutela del Estado de bienestar en las vidas privadas de las personas, con especial hincapié en cuestiones tan íntimas como las relaciones sexuales o las gestaciones. Al Gran Hermano y a los cristianos se les niega toda voz y todo voto en las decisiones de los demás. No parece una mala política, ¿verdad?

Anónimo dijo...

Yo lo digo por esto:
http://www.ewtn.com/library/theology/libsin.HTM#10
Me das el enlace a lo de Benedicto XVI?

Daniel Ballesteros Calderón dijo...

Sí octopus, de hecho el P-Lib tiene una política socialista en el tema de la eutanasia y el aborto, por ejemplo.

Respecto a con lo de negar toda voz a los cristianos en las decisiones de los demás, ¿te refieres a que las políticas del P-Lib no son políticas? Lo digo porque parece como si no fueran a hacer política, que es lo que tú llamas "voz y voto en las decisiones de los demás".

La opción más realista parece AES, y los cambios programáticos, para más adelante, aunque nunca se sabe en qué sentido se pueden dar. Los de la CTC son muy buenos católicos, pero idealizan la monarquía, nos meterían en problemas internacionales cada dos por tres y además no tienen claro qué implicaría exactamente el tema de los fueros (si es como ahora con Navarra y Vascongadas, que conmigo no cuenten).

En fin, casi cualquier cosa parece mejor que los jetas actuales de los partidos mayoritarios y los socialistas utópicos del P-Lib... Somalia... en fin.

Florecilla Silvestre dijo...

Pues sí, los liberales pueden plantearse la posibilidad de votar a partidos que el que menos quiere prohibir que las mujeres enseñen las teticas en la playa y el que mas montar un estado teocrático. Por intentarlo que no quede

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Alguien que realiza peroratas entorno a la eventualidad de apoyar a partidos CARLISTAS y que pretende llamarse liberal sólo puede ser un miserable o un ignorante.

Algunos no hemos olvidado la sangre que se derramó contra los carlistas para defender el ABC de los derechos liberales que ellos aspiraban a sojuzgar. Otros pretenden escupir en el nombre del liberalismo asociándole a teorías, prácticas y movimientos que sólo han sido sus enemigos, sus perseguidores o incluso sus asesinos. Qué asco.

Juanjo Romero dijo...

Puff, rojobilbao, es todo demasiado complicado.

No termino de ver AES, en su día comentaré por qué, preferiría un inexistente partido conservador en España, vete tú a saber lo que se entiende hoy por liberal, demasiado polisémico. Mira cómo FJL jaleaba a UPyD como liberal.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"a saber lo que se entiende hoy por liberal"

He aquí el problema. Quienes por aquí se llaman a sí mismos liberales son quienes piensan así, quienes piensan que ser liberal es una cómoda careta para no explicar su reaccionarismo, su franquismo y otras cosas de mala publicidad por muchos canales TDT que monten.

Anónimo dijo...

"Alguien que realiza peroratas entorno a la eventualidad de apoyar a partidos CARLISTAS y que pretende llamarse liberal sólo puede ser un miserable o un ignorante."

Es lo mismo que decir:

"Alguien que realiza peroratas entorno a la eventualidad de apoyar a partidos SOCIALISTAS COMO UPYD y que pretende llamarse liberal sólo puede ser un miserable o un ignorante."

rojobilbao dijo...

Octopus, el post va sobre alguien católico Y liberal. No me molesta que hagas propaganda de tu partido, peor no viene a cuento con el dilema, tú mismo admites que es para anticatólicos o ateos.

Anónimo: http://www.ssbenedictoxvi.org/mensaje.php?id=1424 donde se lee: "Con un conocimiento estupendo de las fuentes y con una lógica contundente, usted analiza la esencia del liberalismo a partir de sus fundamentos, mostrando que en la esencia del liberalismo se encuentra el enraizamiento en la imagen cristiana de Dios"

Daniel: AES entiende la vida económica como la entendían tantos franquistas, de una manera socialista (ahora light, pero socialista). Nunca cambiarán su programa en ese sentido, ni lo pretenden.

Isidoro, UPyD, no es tampoco liberal. La dirige (con mano de hierro y limitadísima democracia interna) la socialista Rosa Díez. Pareciéndome mejor que muchos partidos, un católico no tiene sitio allí. Respecto a lo de los muertos y las libertades, ¿Quien está libre de pecado? Además, yo ni he mostrado mi apoyo a CTC, relee el post.

AL liberalismo le podría matar la polisemia, eso está claro hace mucho. ¿Terminaremos como los cristianos, habiendo un catolicismo verdadero y único, y muchas congregaciones que se llamen así, pero que sean liberales sólo en ciertos aspectos? A saber.

rojobilbao dijo...

Perdón, el último párrafo iba dirigido a Juanjo.

Espectador dijo...

En efecto, la palabra Liberal es interpretada de demasiadas maneras.

Yo votaría a un partido dirigido por Esperanza Aguirre, alguien que no se resigna (como dijo en su magnífico discurso), no se avergüenza de sus convicciones y no reconoce la "superioridad moral" de la izquierda (por eso la odian tanto). Y a la que el traidor Rajoy incluyó implícitamente entre los Liberales invitados a abandonar el PP. Desgraciadamente no se decidió.

Y mientras no pueda hacerlo, o en las elecciones en las que no pueda votarle, trataré de elegir entre el voto en blanco (nunca la abstención o el voto nulo) y el mal menor. Dado que ningún partido minoritario reúne en mi opinión todas las condiciones adecuadas, trataré de priorizar. Algunos días me inclino por Rosa Díez, aunque sea de izquierdas, partidaria del aborto, y escasamente democrática en la organización de su partido; pero al menos tiene una idea clara del estado, es partidaria de unas mismas leyes para todos, y de rescatar competencias trasladadas a las Autonomías que están destruyendo el país. Otros días oigo algo que acaba de decir, se me cae el alma a los pies (es una metáfora; las almas no pesan), y concluyo que no hay solución.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Sí, ya sé que los "liberales" de estos lares gustan de reivindicar constantemente que da lo mismo ocho que ochenta.

Resulta así que UPyD "no es liberal" sino que es socialista. La razón para ello no se nos explica. Debemos suponer que lo piensan porque UPyD no está dirigida por algún familiar de Blas Piñar o alguien al que llamen liberal desde los púlpitos de la TDT ultraderechista.

Pero más bien deberíamos fijarnos en qué preconiza a nivel institucional un partido como UPyD y qué un partido al que quieren ponerle a su mismo nivel aquí: los carlistas tradicionalistas.

UPyD defiende la igualdad ante la ley sin expepciones, la división de poderes, una sociedad sin privilegios gremiales, la limitación de mandatos y una mayor representatividad de los órganos democráticos, etc. Los carlistas a quienes de forma escandalosa (si pretenden llamarse liberales) aquí se plantean como opción de voto, como muestra el propio autor de este artículo, preconizan la vuelta a la monarquía medieval (o incluso absolutista) y los gremios de poder puros y duros. ¿Adivinan quiénes dieron su vida por acabar con el sistema que defienden los carlistas? Sí: los LIBERALES. Unos liberales que sin lugar a dudas desde esta web y otras de esta covachuela reaccionaria y exaltada que es Redliberal despedirían vulgarmente como "progres". Y todo eso mientras exaltan a nada menos que los carlistas...

Deberíais hacéroslo mirar.

octopusmagnificens dijo...

Calderón, la no intromisión en las vidas privadas de las personas es una política. Te causará irritación, la hallarás intolerable, pero es una política. Si los cristianos queréis que se legisle vuestra vida sexual y reproductiva pues perfecto, solicitadlo, pero dejad en paz a los demás. ¿Recuerdas la canción No Controles, de Vicky Larraz? ¡Aplícatelo! ¡No controles!

Rojobilbao, el P-LiB no es exclusivo para anticatólicos o ateos, me consta que hay cristianos en él, pero quienes hacen del cristianismo una obsesión insana y una militancia política no encontrarán "encaje constitucional".

La comunidad autónona más cristiana de España es también la más socialista: Andalucía.

Daniel Ballesteros Calderón dijo...

Isidoro, los carlistas de la CTC odian el liberalismo, debido a que fueron los únicos con valor para enfrentarse a la canalla masónica que durante el siglo XVIII y XIX se dedicó a cortar cabezas, montar guerras gabachas o inglesas de conquista, montar pequeñas y absurdas naciones de la nada, imponer aranceles en todo el mundo (nada de libre comercio salvo en el caso inglés y sólo cuando les interesaba), despojar violentamente a la Iglesia (desamortizaciones), violar la propiedad privada (ensanches), matar católicos, imponer el sufragio censitario...

Y es que una cosa es el liberalismo teórico, que está muy bien, (ya no te cuento si está enraizado -de verdad- en el cristianismo, en cuyo caso es de lo mejorcito)... y otra cosa es el liberalismo real que ha sido el que más a menudo se ha practicado (sí, sí, como el socialismo real), en el que las ideas vagas y desprovistas de carga cristiana acaban por negar la condición de ser humano al feto, generalizan las eutanasias como medio de control de la 3ª edad, tiende a legalizar el comerdcio de todo tipo de drogas, explosivos, o la esclavitud consentida, la pederastia... vamos, que los más analfabetos siempre conseguís imponer vuestras ideas.

Por cierto, ¿a que no sabes dónde nacieron los primeros parlamentos? Pues en las Cortes de León en el siglo XII, y por entonces no había ningún liberal, sino cristianos libres que aprovecharon la coyuntura para sacar tajada equilibrando el poder de los nobles y el rey... luego vinieron Inglaterra y Francia. Luego el liberalismo... esa Historia...

Espectador dijo...

A Isidoro Lamas

Estoy bastante de acuerdo con usted. Sin embargo dice que UPyD defiende "una mayor representatividad de los órganos democráticos", lo cual me parece perfecto. Sin embargo hay indicios de que esa representatividad es solo de puertas afuera, porque en el propio partido impera un Centralismo Democrático que los objetores, algunos de ellos fundadores del partido, consideran casi stalinista. Los bienpensantes dicen que son "conflictos entre fuertes personalidades", pero son inquietantes.

En cuanto a que sea de izquierdas, no es un insulto en si mismo, aunque pueda parecerlo dada la calaña de izquierdistas que tenemos que soportar habitualmente. Rosa Díez fue miembro del PSOE y no ha renegado de sus ideas socialistas; solo propone otra clase de socialismo, un socialismo honrado, no golpista y compatible con el respeto a España, lo cual sería un gran invento, aunque la experiencia histórica indica que probablemente sea una contradicción en términos. No se trata pues de exigir que sea "familiar de Blas Piñar".

Y de la misma manera que creo que no hay que avergonzarse de ser de derechas y proclamarlo, a diferencia de los acomplejados y traidores que han "okupado" la dirección del PP, tampoco creo que haya que avergonzarse por ser de izquierdas, que es algo bastante distinto de ser "progre". De hecho, a nivel personal, prefiero sobradamente a una izquierdista confesa como Rosa, a "centristas" como Mariano o Alberto Ruin Gallardón.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Bueno, escribí antes una respuesta que evidentemente no se ha publicado.

Resumiendo:

Daniel Ballesteros:

Asumo que usted desconoce la historia o toma de ella tan solo lo que le interesa. Supongo que no sabe qué fue eso de los Cien Mil Hijos de San Luis. Y supongo también que no sabe qué diferencia media entre una democracia liberal y unas cortes medievales en pleno siglo XII. O más correctamente: es de suponer que usted comprende esa diferencia y se queda con lo que cualquiera calificaría de indeseable. Al igual que a los carlistas a usted le gusta, pues, el atraso y la tradición. Esa tradición de integrismo religioso, feudalismo o absolutismo monárquico. Comprendo que es, por esto, una persona antiliberal y retrógrada. Lo que no comprendo es que alguien pretenda ser liberal defendiendo cosas así o simpatizando, ya sea lejanamente, con ellas. Las guerras carlistas reclamaron mucha sangre, la muerte de muchos liberales, como para que ahora escupan en sus tumbas de esta manera.

Espectador:

Gracias por perdonar la vida a los socialistas que todavía no se han arrepentido (!). Difícilmente podría calificarse de "stalinista" a un partido cuya dirección simplemente aplica los Estatutos de dicho partido. Lo que ocurre con todos esos que se sienten represaliados en UPyD es que eran demasiado radicales y demasiado impacientes: intentaron conseguir cuotas de poder en el partido por medio de malas formas y muy malos usos. No es de recibo que personas así reclamen más democracia interna como si ésta no existiese. Es una burla, así, que alguien que afilia irregularmente a decenas de personas al partido (con el fin de obtener fáciles mayorías en varios comités locales a través del puro clientelismo) y es expedientado luego diga que defiende una suerte de democratismo radical sin trampa ni cartón. Una burla. Igual que quienes se afilian y desde el primer momento se dedican a emitir mensajes, ideas y consignas demagógicas y ultraderechistas que en nada se corresponden con el ideario del partido y que luego, precisamente, se sorprenden de que el partido se lo censure. De risa.

Por otra parte quienes insisten en calificar a Rajoy y otros como "traidores" al PP deberían hacérselo mirar: el PP ni es liberal, ni es fascista, ni es socialdemócrata, ni es moderado ni es democristiano. Es todo lo anterior y a la vez nada. Un batiburrillo y ya está.

Daniel Ballesteros Calderón dijo...

Isidoro:

Pues sí que tienen que ver las cortes con los parlamentos, y mucho, porque fueron el instrumento que permitió limitar el poder real y dar voz a los ciudadanos.

¿Acaso tienen algo que ver liberalismo y democracia? La respuesta es no y al respecto me parece que confundes el tocino con la velocidad. Me remito a la acertadísima distinción de Ortega y Gasset, que deja a las claras la más que plausible contradicción entre liberalismo y democracia.

Desmontado esto, si consideras que lo del trienio liberal era... liberal... pues tenemos otro problema porque esos eran los que se dedicaban a expropiar a la Iglesia porque sí, para luego hacer negocietes con los amigos de la logia. Eso no era el liberalismo de, por ejemplo, Jefferson o Locke, o Smith, era el liberalismo de violentos, ladrones, garrulos, analfabetos y conseguidores mafiosos.

Y desde luego los "liberales" que murieron en las guerras carlistas eran más bien quintos, no liberales (los cuales se solían quedar en sus casitas). No se puede decir lo mismo de los carlistas, que sabían a lo que iban y lo hacían con gusto porque creían en su causa.

Esa retórica propia de los sociatas durante la guerra civil no es aplicable a las guerras carlistas.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Me alegro de que ofrezca una visión tan negativa del liberalismo un antiliberal. En qué mundo viviríamos si no fuese así. Lógico que alguien de esa cuerda recurra al siglo XII (!) para desacreditar no se sabe muy bien qué.

Por otro lado veo que usted históricamente se posiciona a favor del carlismo. Se autodescalifica completamente con esto. Sin más.

Daniel Ballesteros Calderón dijo...

Que sí Isidoro, que los que conocemos algo más que la vulgata "semos" carlistas de barba y trabuco, que los del siglo XII no eran seres humanos tan listos como nosotros -¡¡creían en Dios!!- y que nos invaden los extraterrestres.

¡Manda güebings!

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Aquí acaso el único que parece un extraterrestre es usted. Aterrizando aquí para cargar las tintas a favor del fundamentalismo cristiano o el apoyo a la tiranía monárquica y medieval carlista...

rojobilbao dijo...

Isidoro, al menos un poco de comprensión lectora.

He hecho en el post dos partes, partidos desde el punto de vista liberal (sin hallar ninguno para un católico) y desde el punto de vista católico (algo que no negarás a los carlistas) que he desechado por antiliberal. Rosa Díez o Savater no son ni cristianos ni liberales, por eso ni les menciono en el post.

Florecilla Silvestre dijo...

"Los católicos y liberales españoles....." esto mueve un poco a confusión porque parece algo así como 50% católico y 50% liberal y tengo la impresión de que este mejunje es mas bien 90% católico y 10% liberal.

A este paso vamos a tener que aplicar las legislación de etiquetado de alimentos a las ideologías.

Espectador dijo...

A Isidoro Lamas

D. Isidoro: Esta visto que está dispuesto a pelearse incluso con quienes casi (casi) le dan la razón. ¡Que le vamos a hacer!

Le parece mal que "les perdone la vida" a los socialistas no arrepentidos y reinsertados; ¿preferiría que dijese que cualquiera que haya sido una vez socialista es irrecuperable para la democracia? Hay quienes mantienen esta tesis, pero yo no; de hecho, decía que prefiero a Rosa Díez, socialista antes y socialista ahora, aunque no en el PSOE, a Rajoy y Gallardón. Que prefiero un socialista honrado, aunque sea rara avis, a un conservador o un liberal oportunista y sin principios.

Y perdone, pero estoy de acuerdo con usted en otra cosa, y tal vez me lo debería hacer mirar. En concreto en que el PP no es ni liberal, ni fascista,... , que no es nada. Cuando llamaba traidor a Rajoy me refería a su compromiso con lo que aparentemente había defendido entre su primer y su segundo fracaso, y que fue la razón por la que muchos le votamos la segunda vez. Nos traicionó a nosotros, a sus votantes; no a sus ideas, que al parecer eran de ocasión: no volverá a hacerlo. Rajoy es un ejemplo de libro de la ideología marxista (corriente Groucho): "Estos son mis principios; si no le gustan tengo otros."

Respecto a la democracia interna dentro de UPyD, al parecer he tocado un punto sensible. No pertenezco a ese partido (ni a ningún otro; soy demasiado individualista), y no tengo datos de primera mano. Pero en mi vida he padecido demasiados caudillos y "líderes indiscutibles": Franco, Felipe González, Zapatero, ... como para desarrollar una sana intolerancia hacia ellos. No afirmo categóricamente que Rosa Díez sea un caso así, pero hay suficientes indicios preocupantes. A pesar de lo cual, creo que es de lo menos malo que hay en el panorama político actual de este desgraciado país. Lo siento si le molesta que opine así; al parecer no le gusta que estén de acuerdo con usted en nada.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"Que prefiero un socialista honrado, aunque sea rara avis, a un conservador o un liberal oportunista y sin principios."

Lo que equivale exactamente a: "no tengo problema con los socialistas que resten votos al PSOE y los prefiero a los del PP que no son ultras por idéntica razón". Y eso no es un posicionamiento moral sino un mero cálculo político. Bastante primario eso sí.

"Nos traicionó a nosotros, a sus votantes; no a sus ideas, que al parecer eran de ocasión: no volverá a hacerlo."

Eso no se lo cree ni el más pintado. Los dirigentes del PP no están, de hecho no pueden estar, adscritos claramente a una línea ideológica. Sus planteamientos cambian conforme cambian las necesidades del momento. Así, podemos ver a un Rajoy patriotero en una legislatura y a otro obrerista en la otra. Ambas posiciones satisfacen a parte de su partido y no lo hacen a otra. Y da igual porque al final toda la derecha, prácticamente, vota religiosamente al PP para "salvar a España". De hecho es una tradición que viene de lejos. Por otra parte en las elecciones generales de 2008 quedó sobradamente demostrado que toda la derecha movilizable será siempre inferior a toda la izquierda movilizada.

"Pero en mi vida he padecido demasiados caudillos y "líderes indiscutibles": Franco, Felipe González, Zapatero, ... como para desarrollar una sana intolerancia hacia ellos. No afirmo categóricamente que Rosa Díez sea un caso así, pero hay suficientes indicios preocupantes."

Bueno, la crítica a un presunto caudillismo de parte de Rosa Díez era algo inevitable. Sobre todo habida cuenta de todos los trepas, chaqueteros y ambiciosos sin argumentos que se colaron en UPyD para ver si conseguían llegar muy alto en el partido merced a su escasa afiliación y su aparente indefinición ideológica. En cuanto estos sujetos se dieron de bruces con la realidad de que no podían pretender ser los iguales de Rosa Díez, que cuenta con un capital político a sus espaldas muy notable, nos comunicaron su desengaño y empezaron a desbarrar hablando de "stalinismo", "dictadura", "caudillismos" y etc.

"al parecer no le gusta que estén de acuerdo con usted en nada."

No, más bien no tolero bien que alguien se manifieste de acuerdo conmigo en base a razones contrarias a lo que a mi me lleva a decir lo que digo. Temo a los griegos hasta cuando traen regalos, el abrazo del oso y etc. Uno sabe de esto.

El Inconformista dijo...

Totalmente de acuerdo, estamos en un brete. Yo mismo no sé si ir a votar, si poner en una papeleta todo lo que pienso de ellos, o no sé...

Anónimo dijo...

rojobilbao,
No se yo hasta que punto puedo equiparar una frase sacada de un prologo a un libro con los otros documentos de Papas anteriores. Porque si lo cristianizas, ya no es de liberalismo de lo que hablamos, igual que se podria defender que un comunismo cristianizado era lo de las primeras comunidades que "poseian todo en comun". Determinante, claro, que entendemos por liberalismo.

Anónimo dijo...

Se puede ser católico y liberal, católico y socialista, católico y anarquista. Pero si se es católico, eso está muchos planos por encima de ser otra cosa. No se puede igualar el catolicismo (Fe) con el liberalismo (sólo ideología). Cuidado con ponerlo al mismo nivel.

rojobilbao dijo...

Anónimo final, no pongo al mismo nivel catolicismo y liberalismo, pero los junto de la misma manera que soy católico, soy liberal, soy español, soy bilbaino, soy omnivoro o soy del osasuna. Algunas son opciones otras me vienen dadas, pero de ellas dependen algunas de mis decisiones y mis actos (por ejemplo el de votar).